Un 13 de diciembre...

Vendedora de la ONCE en su kiosco

13/Diciembre/2014

Actualidad institucional

... hace 76 años

Hoy 13 de diciembre los ciegos de toda España celebran el día de Santa Lucía y el 76º aniversario de la creación de la ONCE. Por ello nos gustaría compartir con vosotros algunas líneas sobre lo que supuso para los ciegos la aparición de la Organización, cómo nació y cuáles son esas peculiaridades que hoy la convierten en un modelo único en el mundo.

Durante siglos, la inmensa mayoría de las personas ciegas se vieron fuera del ámbito de la educación, la cultura o el trabajo, y estuvieron obligadas a ser mantenidas por sus familias, a ganarse la vida como juglares o a ejercer la mendicidad. Los más afortunados - o mejor dotados - consiguieron trabajar como músicos, aunque ejemplos como los organistas renacentistas españoles Francisco Salinas o Antonio de Cabezón son casos excepcionales.

Desde finales del siglo XVIII, comienzan a surgir en Europa instituciones preocupadas por la educación de los ciegos debido, en gran parte, a la difusión del Sistema Braille de lectoescritura en relieve. Pero su integración laboral seguía siendo muy poco frecuente, relacionada con la música o la artesanía.

Con la llegada de la II República, ciertas libertades hicieron posible que los ciegos crearan múltiples asociaciones para mejorar su precaria situación. Para sacar a sus miembros de la mendicidad, varias de ellas empezaron a vender rifas y cromos, y a cambio sus miembros obtenían un salario. Las más destacadas fueron el Sindicat de Cecs de Catalunya, la Federación Bética de Ciegos y algunas agrupaciones en el Levante español que, además de trabajo, proporcionaban asistencia médica, actividades culturales, etc..

Se fue gestando entonces la necesidad de unir fuerzas entre las asociaciones para defender intereses comunes y se crea, en 1932, la Federación Hispánica de Ciegos; pero la Guerra Civil paralizará cualquier otra iniciativa en este sentido.

En pleno conflicto, en agosto de 1938, la audaz decisión de tres ciegos sevillanos de la Federación Bética de Ciegos, les llevó a defender en Santander la existencia de la ‘tiflología’, una nueva ciencia social, ante el Congreso de la Asociación Española para el Progreso de las Ciencias. Más tarde, los mismos protagonistas hicieron comprender a la autoridad del momento que los ciegos necesitaban ganarse el pan con su esfuerzo.

Las autoridades políticas y académicas dieron muy buena acogida a la iniciativa que se cristalizó, de forma inesperada, en la promulgación el 13 de diciembre de 1938 del Decreto Fundacional de la ONCE, cuando España aún se veía envuelta en plena Guerra Civil.

Las particulares circunstancias sociales e históricas de su nacimiento y su singular evolución han convertido a la ONCE en lo que hoy es, un modelo único en el mundo.

Por un lado, es una organización ‘de’ ciegos, gobernada y dirigida por sus propios afiliados y, desde 1982, de una manera democrática con elecciones cada cuatro años.

En ella, la educación y el empleo son factores de inclusión social y se convierten en derecho efectivo de las personas ciegas para colaborar en la construcción y desarrollo de su país. Este modelo acaba con la política de la beneficencia y la pensión (utilizada en otros países) y apuesta por la inclusión laboral como palanca para hacer una sociedad mejor.

La ONCE se encarga de atender las necesidades de las personas ciegas, desde su nacimiento hasta su vejez, en múltiples áreas, como: la educación, el empleo, la formación profesional, la rehabilitación, la cultura o el ocio. Por contra, las organizaciones de otros países sólo se circunscriben a una o a algunas de estas áreas.

Por todo ello, 76 años después del nacimiento de la ONCE, las personas ciegas que viven en España han ido alcanzando cotas cada vez más altas de educación, cultura, independencia, realización personal y social...  y sus actividades son conocidas y reconocidas. La ONCE y su Fundación y ahora su vertiente socio-empresarial agrupada bajo la marca ILUNION conforman un grupo de personas capaces de aportar su esfuerzo cotidiano a la sociedad, convencidas de que son unos ciudadanos más y, nunca más, unos ciudadanos ‘de segunda’.

Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar

Comentarios

1

Importante es conocer de dónde se viene, pero creo que igual de importante o más es conocer a dónde se va. Lo digo con respeto y admiración a lo ya hecho, no se me confunda.
Desde el punto de vista de este humilde afiliado, percibo que la sociedad nos ve como una empresa más, deberíamos hacer hincapié en recordarles nuestra labor social, creo que nuestro futuro depende de ello. Un saludo para todos