Vacaciones sociales, también en Navidad

Actividades navideñas para nuestros mayores, la música, una buena alternativa

07/Enero/2015

Mayores

A buen seguro, muchos de los que leáis este post habréis conocido a través de los medios las múltiples actividades que se han organizado en estos días navideños dirigidas a personas mayores, especialmente a aquellas que viven solas.

No sólo en estas fechas, sino durante todo el año, la situación de soledad a la que se enfrentan muchos de nuestros mayores, algunos con discapacidad, es una de las cuestiones que más preocupan y ocupan a la ONCE y su Fundación. Nada nos puede pasar mejor que ir cumpliendo años, pero cierto es que, en muchas ocasiones, las situaciones de aislamiento sólo se ponen de manifiesto en estas fechas en las que pensamos un poco más en el resto de las personas, en todas las personas.

Los mayores vinculados a la ONCE, la mayoría con discapacidad visual y sus familiares, no son una excepción, por lo que la Organización mantiene iniciativas que tratan de impulsar eso que ahora se llama “envejecimiento activo”, y que no es otra cuestión que distraer cuerpo y espíritu en aras de mejorar la calidad de vida.

Son muy conocidas las múltiples actividades de carácter social que organiza la ONCE en todo el territorio estatal en los ámbitos cultural, artístico, recreativo y hasta deportivo. Variadas e interesantes iniciativas que tienen gran aceptación y acogida por parte de nuestros mayores, gente luchadora, sabedora de que son sus capacidades y el mantenimiento de las mismas lo que les permite mantener una vida lo más activa e inclusiva posible, mucho más ahora que son mayores.

Uno de los programas que más interés despierta es el conocido como “Vacaciones Sociales de la ONCE”, por ser uno de los más completos y que más redunda en la notable mejora de la calidad de vida de quienes en él participan, como se ha demostrado en los últimos años. Las personas ciegas no podían ni debían ser menos que el resto de la población, y ya no es extraño ver la incorporación de personas con discapacidad en programas públicos en esta dirección, que es el mejor método de inclusión que podemos impulsar.

Mientras caminamos hacia esa normalización, en la ONCE continuamos organizando las vacaciones sociales, en las que participan, a un precio muy razonable, más de 5.000 personas cada año.  Cubrimos prácticamente todos los rincones de España, combinando la playa con la montaña; la cultura con el ocio y la gastronomía; las visitas con las actividades artísticas o los modernos balnearios con monasterios de antigua usanza.

Todos los años, en el mes de marzo, comienza esta etapa de vacaciones que, tras el parón estival, concluye entre finales y principios de año de una forma que nos honra y alegra a quienes trabajamos en la ONCE y su Fundación: las 'vacaciones sociales ONCE Navidad'.

Es algo sencillo pero verdaderamente emocionante: más de 200 personas ciegas o con discapacidad visual grave que viven solas - y algunas de ellas con escasos recursos económicos - comparten casi 15 días que engloban toda la Navidad y el Año Nuevo. Sonrisas, juegos, ilusión y mucha compañía son el resultado más preciado, que no sería posible sin un equipo de monitores que, año tras año, dan lo mejor de sí mismos en favor de nuestros mayores.

Iniciativas por las que merece la pena trabajar, para que todos sientan una cálida Navidad en familia, la gran familia de la ONCE y su Fundación.

Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar

Comentarios

1

Las vacaciones navideñas son ideales para las personas mayores. No hay nada mejor que compartir con los demás las vivencias y la experiencia de la vida y la sabiduría de los años vividos. La sociedad no debería permitir que las personas mayores languidecieran solas y tristes, ya que son el libro de la vida. Con las personas mayores podemos aprender aquellas cosas que los libros no te enseñan, sólo tienes que escuchar a una persona mayor y aprendes cosas que sólo se aprenden a través de años vivencias y de saltar los obstáculos que te pone la vida, con sus equivocaciones y sus aciertos. Por ello tenemos que aprender de nuestros mayores, para no caer en las mismas equivocaciones y en cambio aprender y sacar lo bueno de una larga y fructífera vida