Perros guía de la ONCE: pioneros abriendo nuevos caminos

Perro guía en escalera del Metro de Madrid

16/Marzo/2015

Discapacidad

En un entorno cada vez más complejo y lleno de obstáculos, la necesidad de moverse con autonomía, rapidez y seguridad hace que muchas personas ciegas apuesten cada vez más por una solución ágil y fiable: el perro guía.

Estos animales atesoran un esmerado entrenamiento y adiestramiento, logrado con casi dos años de trabajo previo a su “graduación” como tales, lo que les convierte con garantías en uno de los mejores instrumentos de movilidad de una persona ciega.

La Fundación ONCE del Perro Guía (FOPG), en sus 25 años de historia,  ha proporcionado más de 2.000 perros guía a otras tantas personas con discapacidad visual severa. La formación de estos canes constituye una tarea muy comprometida, difícil y costosa (más de 31.000 euros de inversión por cada animal que se entrega gratuitamente), que no sería posible sin la colaboración de toda la sociedad española. Y tampoco sería posible sin que se identificara a estos animales como lo que realmente son, una ayuda indispensable.

Actualmente hay más de 1.000 perros guía en activo en nuestro país, trabajando en todas las provincias. Las leyes de todas las comunidades autónomas amparan el derecho del usuario ciego a deambular libremente y permanecer –acompañado de su perro guía- en cualquier instalación o establecimiento público o de uso público, así como a utilizar cualquier medio de transporte público.

Últimamente, el trabajo, la buena imagen y la experiencia demostrada durante todo este tiempo con los perros guía de la ONCE han servido de ejemplo para que las administraciones públicas modifiquen sus normativas y las adapten a otras personas con discapacidad, que también pueden ser usuarios de este tipo de perros de asistencia.

Como ha sucedido, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, con el proyecto de ley de Acceso al Entorno de Personas con Discapacidad que precisan el acompañamiento de perros de asistencia, que extiende esos derechos a otros usuarios. Incorpora incluso novedades de gran trascendencia, como la no discriminación de los usuarios de estos perros en aspectos como el acceso al empleo, algo que se venía demandando desde hace tiempo.

Y más recientemente en Guipúzcoa, con el Decreto Foral para crear un registro de perros de asistencia, que garantiza también el derecho a acceder, deambular y permanecer con el perro de asistencia en cualquier lugar, establecimiento o transporte de uso público.

Medidas e iniciativas que, desde la experiencia de los perros guía de la ONCE, beneficiarán a todas las personas con discapacidad que utilicen uno de estos animales en su vida cotidiana. Una demostración más de que estos perros son pioneros abriendo caminos ... para todos.

 

Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar