Ataúlfo Casado, sentir el color

Ataúlfo Casado pinta en directo en la inauguración de su exposición en el Museo Tiflológico de la ONCE

18/Junio/2015

CULTURA

 “El arte es el placer de un espíritu que penetra en la naturaleza y descubre que también ésta tiene alma”  Auguste Rodin

Ataúlfo Casado descubre el Color con 5 o 6 años, cuando se escapa y al trepar por una pared, se asoma y ve un campo inmenso muy verde junto a toda la gama colores propios de la primavera.

De esa experiencia y del aprendizaje de su maestro que le enseña a observar surge en su pintura gran variedad de matices, como él mismo dice: «para que cada uno interprete lo que le parezca». Así surge su estilo, en el que huye del perfeccionismo y la figuración...  avanzando hacia la abstracción.

Con apenas 15 años Ataúlfo ya es copista acreditado del Museo Nacional del Prado (Madrid).

Se queda ciego en 1984 y tendrán que pasar 23 años para poder retomar el mundo del lienzo. Y así, empleando el color con sus infinitas combinaciones, la luminosidad que irradia cada uno de sus cuadros y el uso de la pasta que utiliza de forma más aclarada en algunas zonas y más espesas en otras para que se resalte al tacto allí donde quiere hacer hincapié, nos introduce en una obra pictórica suave, amable, donde podemos seguir esa pincelada suelta, que demuestra la maestría de tantos años de profesión.

Ataúlfo acaba de estrenar ‘Todo un mundo interior de color’ en el Museo Tiflológico de la ONCE. En la inauguración, mostró en directo cómo realiza un cuadro de pequeño formato, pero la magnitud de una obra artística no debe medirse por sus dimensiones físicas, sino por su poder para perturbarnos, de emocionarnos. De este modo, comprobamos cómo concibe el tratamiento de la plástica con gran libertad, tal y como ya hacían los pintores fauvistas, a principios del siglo XX. Van Gogh, Matisse, los pintores cubistas y futuristas marcan un corte radical al proponer la utilización arbitraria del color, con toques rápidos y vigorosos, trazos toscos y discontinuos. Ataúlfo es heredero de todos estos maestros, un poco del expresionismo alemán, de la figuración, de la abstracción y de la tradición pictórica española de los años 80 donde, tras los vivos y amables colores de su pintura, asoma las dificultades del ser humano y la soledad.

 

¡Ven al Museo Tiflológico de la ONCE a conocer su obra, te esperamos!

Del 12 de junio al 12 de septiembre 

 

 

 

Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar