Día de Internet: derribando barreras

Primer plano de manos leyendo smartphone y línea Braille

17/Mayo/2016

Tiflotecnología

Todos tenemos los mismos derechos de acceso a la información y a los servicios. El desarrollo de productos o servicios que no contemplen la accesibilidad impide a un número importante de personas acceder a esa información.  Esa falta de accesibilidad en un gestor de turnos de un centro de salud, por ejemplo, ocasiona graves problemas a estas personas y frena su capacidad de ser autónomas o, directamente, la imposibilita.

Por ello, ha de tenerse en cuenta que no se debe excluir a nadie del acceso a la información;  el hecho de tener una discapacidad debe ser precisamente un motivo más para facilitar el acceso a las TIC. La inaccesibilidad en iniciativas y logros que suponen supuestamente beneficios ‘para todos’ puede conducir a agrandar aún más las barreras.

La ONCE cuenta con un centro de innovación en tecnologías adaptadas (CIDAT) en el que se trabaja cada día para evitar que esto ocurra y para impulsar el diseño para todos. En este Día de Internet hemos querido reflejar aquí algunos de los inconvenientes que los usuarios con discapacidad detectan en su odisea diaria de navegación web o uso de servicios en red:

  • falta de estructuración de contenidos de la web, que impide poder hacer una navegación lógica, ágil y de forma estructurada
  • necesidad de rellenar formularios de registro que no son navegables con lectores de pantalla o con controles no accesibles dentro del propio formulario
  • imágenes de producto sin etiqueta, que hacen que no se sepa de qué producto se trata
  • listados de productos en formato de tabla no accesible para un revisor de pantalla o equiparación aleatoria con los precios
  • aparición de la identificación de imagen (Captcha) para autenticarse frente al proceso de compra
  • falta de etiquetado de los campos a cumplimentar
  • problemas para acceder a los controles de gestión de los pagos
  • falta de contraste de color en la presentación de la información, que impide a una persona con resto visual funcional que pueda leer la información
  • utilización de códigos de colores para presentar información relevante como pueden ser el uso de códigos semafóricos
  • documentación adicional no accesible (con imágenes o pdf inaccesibles)
  • existencia de controles específicos no accesibles como “mouse over”
  • botoneras físicas sin relieve o identificación de su cometido

Estos son algunos ejemplos muy gráficos de lo que sucede y, sin embargo, la accesibilidad de servicios y productos en entornos TIC ha mejorado considerablemente gracias a la legislación, la presión del movimiento asociativo o los esfuerzos de difusión que se hacen desde distintas organizaciones de usuarios.

Queda un gran camino por recorrer puesto que siguen existiendo campos de interés general y de primera necesidad para los usuarios como pueden ser los electrodomésticos, el transporte, los medios de pago, el acceso a servicios en entornos de salud, y servicios de la administración -tanto pública como autonómica o local- que presentan grandes carencias en accesibilidad y que afectan sensiblemente a los usuarios  finales, hasta el punto de impedir el uso de estos servicios y/o tecnologías en su día a día.

Confiemos en que este Día de Internet sirva para seguir derribando barreras que, en ocasiones, se convierten en muros infranqueables.

Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar