La ONCE celebra 20 años de FOAL, su fundación solidaria con Latinoamérica

Una niña ciega rodea con sus manos un globo terráqueo accesible

31/Mayo/2018

Internacional

Hacer un balance de la actividad de una organización a lo largo del tiempo nos lleva, habitualmente y casi de forma automática, a exponer números y más números con  los resultados conseguidos.  Por eso, en el balance de 20 años de la Fundación ONCE para América Latina también hay números, cifras que satisface exponer:

  • 10.000 niñas y niños ciegos atendidos anualmente en 19 países, formando a sus profesores para que sepan cubrir sus necesidades; insistiendo a sus familias para que les acompañen en su educación y en la superación de las barreras; o dotando material básico de lectoescritura braille y de contenidos adaptados con los que seguir sus estudios
  • Más de 80.000 personas con discapacidad visual en edad de trabajar atendidas en los últimos 10 años de existencia del Programa de inclusión laboral ÁGORA: 53.000 formados; 5.000 inserciones laborales; y 6.000 incorporaciones al mercado de trabajo como emprendedores.

Estas son cifras que aparecen en los papeles y en todas las auditorias posibles pero que, para nosotros, lo más importante, guardan tras ellas igual número de vidas, de personas que, al menos, han tenido una oportunidad. Muchas de ellas han encontrado en FOAL, a través de nuestros aliados en cada lugar, una mano amiga que confiaba en sus capacidades, que creía firmemente en que podían lograr lo que se propusieran, aunque a menudo esa mano haya tenido que mostrar gran firmeza para impulsarlas a recorrer el duro camino de la inclusión en una sociedad excluyente y  sujetarlas en los tropiezos.

En este 2018 celebramos 20 años de vida de esta fundación y de un trabajo que ha ido creciendo y ha hecho crecer a miles de personas: algunas se han ido haciendo adultas con nosotros, eran niñas, niños o adolescentes cuando FOAL apareció en sus vidas, y han podido recibir una educación que mejorase sus posibilidades de convertirse en adultos productivos e independientes. Hoy, algunos de ellos son incluso líderes en sus comunidades, en sus países o en el movimiento asociativo de la discapacidad.

20 años atrás, la ONCE, institución que en sus 80 años de trayectoria ha ido dando vida a otras entidades con las que compartir y extender un modo diferente de ver y de vivir la discapacidad, de atender sus necesidades y de defender sus derechos, decide sostener una fundación que impulse esa evolución también  en aquellos países que sentimos más cercanos, a pesar de la distancia, a través de la cooperación.

Porque detrás de los logros de FOAL está todo un modelo de acción encarnado en el Grupo Social ONCE, un sistema solidario que aporta los recursos con los que trabajar, el conocimiento y la experiencia en lograr que quienes tienen una discapacidad desarrollen sus capacidades y formen parte activa y visible de la sociedad. Y, como siempre, dedicados a las personas:

  • a quienes impulsaron la creación de esta Fundación,
  • a quienes han ido ideando proyectos y programas que hicieran de sus fines verdaderos logros,
  • a quienes han apoyado y apoyan estos ideales de tantas maneras en sus organismos y entidades (técnica, financiera o en el ámbito político) porque creen en nosotros y en nuestra causa,
  • a quienes han llevado a término el trabajo peleando el respeto de derechos fundamentales en entornos en los que se encuentran solas, ante la pasividad que la ignorancia y la invisibilidad de la discapacidad provocan
  • y, sobre todo, a los niños, las niñas, hombres y mujeres ciegos o con baja visión que en América Latina desean prepararse para formar parte activa de la sociedad en la que viven y con la que conviven.

FOAL ha tendido lazos para apoyar la garantía de los derechos de las personas con discapacidad visual en Latinoamérica. Ha unido a instituciones dispuestas a enrolarse en este reto, convenciendo a otras para que se sumaran, dando visibilidad a quienes demasiado a menudo se han quedado fuera de los programas de desarrollo. Ha involucrado y apoyado  a Organismos Públicos nacionales e Iberoamericanos para comenzar su andadura en la atención de las necesidades de las personas con discapacidad visual; ha creado y fortalecido servicios especializados necesarios para la rehabilitación y la habilitación profesional de las personas ciegas; y ha empoderado al movimiento asociativo de la discapacidad visual apoyándolo en su avance hacia la conquista de espacios de representatividad que le son propios, para el logro de tantos desafíos pendientes.

Ha unido a España y Latinoamérica por una causa justa y grandiosa, y a los países latinoamericanos entre sí, porque en el ADN de FOAL están los valores  inculcados por quien le dio la luz y el conocimiento: la ONCE. Por ello, los términos “ilusión”, “esfuerzo”, “cooperación”, “unión” y “capacidad de la discapacidad” están en su naturaleza y seguirán muchos años más. Es nuestro compromiso

 

María Jesús Varela

Directora General de FOAL

ONCE - FOAL cumple 20 años

 

Compartir

¡Déjanos tu comentario!

Inicie sesión o regístrese para comentar