Blogs

RSS
Por Diana Ringe Krogh, Directora de Colaboraciones LEGO y Nuevas Operaciones en la Fundación LEGO
 
El concepto LEGO® Braille Bricks es una metodología inclusiva y basada en el juego que ayuda a los niños ciegos y con discapacidad visual a aprender el sistema braille y desarrollar una amplia gama de habilidades.
 
 
Los ladrillos están moldeados para que las tachuelas de la parte superior reflejen letras y números individuales en el alfabeto Braille sin dejar de ser totalmente compatibles con el  sistema de juego LEGO. Los ladrillos también cuentan con letras, números y símbolos impresos para que puedan ser utilizados simultáneamente por compañeros videntes, compañeros de clase y profesores de forma colaborativa e inclusiva. Esta ingeniosa combinación de funciones abre un mundo completamente nuevo de aprendizaje lúdico que enseña Braille a los niños en un entorno agradable y táctil.
 
Con miles de libros de audio y software en el mercado hoy en día, menos jóvenes están aprendiendo Braille. Sin embargo, las personas con ceguera o problemas de visión de todo el mundo dependen del Braille para trabajar, estudiar y disfrutar al máximo de su vida diaria. Esta herramienta educativa simple pero muy práctica les enseñará una variedad de habilidades necesarias para prosperar.
 
Los ladrillos LEGO Braille se distribuyen de forma gratuita a determinadas instituciones y escuelas que se ocupan de la educación de niños con discapacidad visual. La Fundación LEGO trabaja en estrecha colaboración con los socios oficiales, es decir, la ONCE en España, para gestionar la distribución de los kits de herramientas y apoyar la localización y formación del concepto pedagógico.
 
Aprendiendo a través del juego
 
El concepto pedagógico se basa en un enfoque de aprendizaje lúdico e incluye inspiración para actividades basadas en ladrillos de LEGO para mejorar el aprendizaje y el desarrollo de habilidades. Todos los materiales pedagógicos están disponibles en el sitio web www.legobraillebricks.com. 
 
La Fundación LEGO considera que el aprendizaje a través del juego es fundamental para el desarrollo positivo de los niños, independientemente de su situación. Promover el impulso y la motivación de los niños para aprender, su capacidad para proponer ideas e imaginar alternativas, así como para conectarse con los demás y su entorno de manera positiva, es esencial en el siglo XXI.
 
Contexto
 
El concepto detrás de LEGO Braille Bricks fue propuesto por primera vez a la Fundación LEGO en 2011 por la Asociación Danesa de Ciegos y nuevamente en 2017 por la Fundación para Ciegos Dorina Nowill, con sede en Brasil.
 
Desde entonces, se ha ido configurando en estrecha colaboración con las comunidades de ciegos en Dinamarca, Brasil, Reino Unido, Noruega, Alemania, Francia y EE. UU., donde las pruebas piloto se llevaron a cabo en dos oleadas a lo largo de casi dos años.
 
La primera ola de LEGO Braille Bricks se ha lanzado en esos mismos países. Durante principios de 2021, el concepto se implementará en un total de once idiomas en veinte países, incluida España.
 
En 2021, la Fundación LEGO pondrá mucho énfasis en la interacción con socios locales y en la comercialización del concepto y la construcción de la comunidad para garantizar que los maestros conozcan los kits de herramientas y la metodología de enseñanza, ya que esto es fundamental para el éxito de LEGO Braille Bricks.
 
 
Nota
 
La ONCE ha repartido en todos los colegios de España con presencia de pequeños y pequeñas ciegos o con discapacidad visual grave de 3 a 10 años un total de 1.000 “kits” de LEGO en Braille gracias la iniciativa realizada conjuntamente con la Fundación LEGO. Cada caja incluye 250 piezas con el alfabeto, los números del 0 al 9, los signos matemáticos y los signos de puntuación. Junto a la simbología en braille, las piezas incluyen su carácter equivalente en tinta, para que todo el alumnado –con y sin discapacidad- pueda participar.
 

 

LEGO Braille llega a los colegios

 

Categorias: Educación
(Extracto del artículo publicado por el Presidente del Grupo Social ONCE, Miguel Carballeda, con motivo de los 40 años de “El Nuevo Lunes”)
 
Juntos siempre somos más fuertes. La unión, a pesar de las dificultades que pueda representar la gestión de diferentes identidades, es casi siempre una garantía de poder afrontar entre todos las realidades a las que nos enfrentamos. El mundo superará conjuntamente la pandemia del coronavirus, no tengan ninguna duda.  Estamos sufriendo por el camino y no es seguro que salgamos mejores y más fuertes, pero a algunos ciudadanos y entidades, nos mueve una máxima: impedir que las situaciones que nos ha tocado, nos toca y nos tocará vivir no se ensañen aún más con quienes lo tienen más difícil, con los más vulnerables (demasiada gente en las últimas fechas) y, en nuestro caso, que no agraven la realidad de las personas con discapacidad.
 
Por eso, quiero trasladar aquí algunas certidumbres, sí, certidumbres, en un mundo de incertidumbre, y también un buen impulso de confianza, sí, confianza, cuando puede que cunda lo contrario. Lo hago desde un modelo único en el mundo de unión, trabajo en equipo y defensa de los derechos de las personas con discapacidad, como representa el Grupo Social ONCE, pero también de todo el rico asociacionismo que se mueve en torno a estos casi cuatro millones de ciudadanos españoles con discapacidad que, con sus familias, somos doce millones de personas, casi una cuarta parte de la población.
 
Y, una vez más, levantamos la voz para recordar que estamos aquí. En las “vacas flacas” no hace falta ni decirlo, porque sufrimos más en nuestro acceso a la educación, al empleo, a diferentes prestaciones, a nuestros derechos en definitiva; por eso, permítanme que, cuando se atisban esperanzas, queramos también que se nos tenga en cuenta, y los fondos europeos suponen una enorme oportunidad para España, pero también un reto para que lleguen a quienes más lo necesitan y, les diré más, para que con cada euro se consiga generar otro, y otro… y así modificar e impulsar de nuevo una realidad económica y social, e insisto en lo social, para que no quede nadie fuera.
 
Las personas con discapacidad y quienes les representamos, estamos preparados para sumar nuestro esfuerzo en la multiplicación de estos fondos como, por otra parte, ya venimos haciendo muchos años con la cogestión y aportación a los programas operativos del Fondo Social Europeo en entidades como Fundación ONCE, Cáritas, Cruz Roja o el Secretariado Gitano. Por ejemplo, en el periodo 2000-2015, fuimos capaces de movilizar en el Programa de Lucha contra la Discriminación un total de 700 millones de euros y, por cada euro invertido logramos un retorno de 1,4 (un 40% más), formamos a 850.000 personas vulnerables y generamos empleo para 230.000 de ellas. Certidumbre.
 
Y somos capaces de sumarnos a los sectores más avanzados, en línea con la transición ecológica, los nuevos edificios, la construcción sostenible o las energías limpias. Por ejemplo, en el Grupo Social ONCE somos líderes en lavanderías industriales que, con una mano de obra mayoritariamente formada por personas con discapacidad, han lavado y están lavando la ropa de enfermos, sanitarios, hospitales y residencias afectadas por la pandemia. Y todo ello, con un modelo sostenible en los consumos, con una fuerte inversión tecnológica de futuro centrada en energías limpias, aprovechamiento de recursos y empleo de más personas con discapacidad. Confianza.
 
También en el capítulo de digitalización, inteligencia artificial o expansión del 5G. Los 20.000 vendedores de la lotería responsable y segura de la ONCE estrenan estos días un nuevo terminal (con el apoyo tecnológico e innovador de Telefónica) absolutamente accesible, usable y portátil para constituir la mayor red de venta mundial en movilidad manejada por personas con discapacidad. A lo que añadiremos una nueva APP para acercarnos a los ciudadanos. Y en 2020, a pesar de la situación, hemos hecho 1.000 contratos indefinidos a vendedores. Certidumbre.
 
Y qué me dicen del área de infraestructuras y su futuro, en busca de una movilidad mejor para todos y de ciudades más sostenibles. Hemos presentados proyectos capaces de situar a España como el país más accesible del mundo en sus transportes, sus instalaciones y también en su oferta turística (como en nuestros hoteles Ilunion), para lograr un nivel de competitividad que nos diferencie y nos genere un futuro prometedor. Confianza.
 
Así que ya ven. Certidumbres y confianzas capaces de demostrar que las personas con discapacidad no podemos ni debemos quedarnos fuera de las iniciativas que se generen específica y transversalmente con los fondos europeos. Perder este tren nos puede llevar muchos siglos atrás. Estamos listos para subirnos y conducir juntos ese vagón comunitario para aportar valor a la ciudadanía, al país y generar certidumbres y confianzas para sociedades mejores.
 
Categorias: ONCE Institucional
¿Qué hay detrás de un modelo social único en el mundo? Sus raíces, una lotería social y responsable, capaz de sostener un sólido andamiaje de colaboración e inclusión.  Esta es la realidad de la ONCE, del Grupo Social ONCE, y este nuestro concepto y demostración de juego responsable. Desde su nacimiento, hace más de 82 años, la ONCE tuvo claro que solo un juego responsable podría ser la base de una acción social sin parangón. Una lotería que, apoyada en la ciudadanía como “el impuesto voluntario y solidario más importante del mundo” (denominado en alguna ocasión por el presidente Miguel Carballeda) devolviera a la sociedad absolutamente hasta el último euro recogido, multiplicado por mucho empleo, mucha educación, mucha inclusión, mucho deporte, mucha innovación, mucha cultura, mucha solidaridad.
 
Y así lo demostramos en el Grupo Social ONCE. ¿Existe algo más social y responsable que la generación de empleo?  Más de 72.000 puestos de trabajo y primer empleador mundial de personas con discapacidad ¿Algún concepto más social que la igualdad? 58.000 empleos para personas con alguna discapacidad y, más de 31.500, son mujeres. ¿Alguna realidad que iguale a la solidaridad? Impulso y respaldo solidario al asociacionismo de la discapacidad; al tercer sector; a la economía social. ¿Algo más oportuno que la inversión social? Todos los ingresos, dedicados íntegra y exclusivamente a un objetivo final: mejorar la vida de las personas con discapacidad y del resto de la ciudadanía. 
 
Así es nuestro juego responsable, dedicado a hacer una sociedad mejor, sin poner en riesgo a nadie, comprometidos con revertir a la ciudadanía todo su esfuerzo y, muy especialmente, evitando ser foco de alerta social, vigilando, innovando y actuando para que toda la actividad relacionada con los productos de lotería tengan el mínimo riesgo para los ciudadanos y ciudadanas, como ha sido durante esos 82 años de historia.
 
Una historia que ha convertido a nuestros vendedores en figura habitual de calles y plazas, un personaje querido, respetado y valorado, una parte más de la ciudadanía, un vecino, un “centinela de la ilusión” que cada día dedica gran parte de su tiempo a compartir unos minutos de conversación, de confidencias y hasta de desahogos con sus clientes, conformando juntos un engranaje social y responsable, porque cuando la ciudadanía nos necesite, allí estaremos.
 
Y, siempre, con un mirada puesta en el futuro, en la investigación, la innovación y la comunicación con máxima transparencia en todos los ámbitos, también y muy especialmente en el juego. En esa línea, estrenamos, junto a la Universidad Complutense de Madrid, la Cátedra Extraordinaria de Juego Responsable y su Comunicación. Estudiar científicamente el fenómeno del juego y saber comunicar bien la enorme diferencia entre un juego responsable -solidario y seguro- y otro tipo de juegos es un pilar fundamental para una sociedad que debe saber divertirse, saber disfrutar, tener esperanza e ilusión en la suerte y hacerlo de una forma responsable y, al mismo tiempo, solidaria. El juego debe ser seguro, solidario y responsable y, además de poder ofrecer una pincelada de ilusión y de suerte a la propia existencia, descubrir que puedes ayudar a otras personas, con más dificultades, a tener proyectos de vida.
Categorias: Juegos ONCE

En este singular curso académico 2020-21, la UNESCO celebra el Día Internacional de la Educación pensando en el futuro, escogiendo para ello el lema ’Recuperar y revitalizar la educación para la generación COVID-19’.

La educación es un pilar esencial en la configuración de la sociedad en la que vivimos y debe incluir a todos y todas, creando oportunidades que optimicen el desarrollo social de los estudiantes.

Hablar de educación inclusiva no es solo considerar una educación centrada en las personas con discapacidad. Es, sobre todo, considerar una educación que no discrimine a nadie. Una educación en valores que capacite al individuo para que se desenvuelva de forma plena y autónoma en la sociedad, más allá de posibles limitaciones y obstáculos.

En este sentido, el Concurso Escolar del Grupo Social ONCE lleva 37 ediciones siendo el programa escolar de referencia en materia de sensibilización educativa, acercando a los estudiantes a las diversas realidades que están presentes en la sociedad y favoreciendo su empatía y solidaridad.

Desde el Concurso Escolar ONCE compartimos el lema propuesto por la UNESCO, en un año en el que hemos visto cómo ‘la nueva normalidad’ ha dado paso a una nueva forma de entender la educación, en la que los procesos de enseñanza y aprendizaje han virado hacia lo tecnológico y digital.

Conscientes más que nunca de que este siglo XXI es el de la era digital, el Concurso Escolar del Grupo Social ONCE dedica esta 37 edición a las nuevas tecnologías, teniendo en cuenta la nueva realidad educativa y el contexto virtual en el que se mueve la infancia y la juventud.

Bajo el lema: ConexiÓN / AdicciOFF. Esto no es un juego”, el concurso invita a participar a todos los centros educativos españoles a creando una gran campaña de sensibilización con mensajes que ayuden a realizar un uso responsable de las nuevas tecnologías y no un abuso que pueda conllevar riesgos y consecuencias no deseadas.

La comunidad educativa conoce bien el concurso, ya que desde su primera edición han participado más de 5.950.000 alumnos y alumnas de toda España. En todos estos años ha contribuido a que escolares de Educación Especial, Primaria, Secundaria y FP, comprendan el valor de la diversidad, para que, cuando sean adultos, sepan abordar las diferentes necesidades y otras realidades y perspectivas que configuran la sociedad.

Por ello desde el Grupo Social ONCE y el Concurso Escolar queremos  contribuir a configurar una sociedad plenamente inclusiva donde la educación sea el verdadero motor capaz de enriquecer a todas las personas.

Equipo Concurso Escolar Grupo Social ONCE

Categorias: Educación

Cuando nació Bárbara, autora de este relato, era tan pequeña, tan pequeña, que su padre dijo de ella que era como una molécula. Siempre, y de forma exclusiva, la llamó así. Han transcurrido desde entonces cuarenta y seis años, y desde la autoridad que me dan, manifiesto y, si es necesario, ratifico ante notario, que cada día estoy más de acuerdo con una norma básica de mi filosofía vital, que cuelga en lugar preferente del museo de mis principios: «Los derechos humanos no son un cuento».

La esperada criatura tenía ganas de empezar a vivir y, cumplidos los nueve meses de permanencia en habitáculo tan dulce y divertido como era el vientre de su madre, salió a la luz, a la hermosa luz de los días. Fue niña y nació ciega, consecuencia de la rubeola que padeció su madre en el quinto mes de embarazo. Este hecho, tan importante en la modelación de su existencia, no se supo hasta el quinto mes de su vida, en que, frente a exámenes previos de puericultores y ginecólogos, su abuela paterna sentenció llorando: «Esta niña no ve».

Era febrero de 1975 cuando don Buenaventura Carreras, con su sabiduría y su esfuerzo, logró convertir la ceguera en visión muy defectuosa. Esta transcendente circunstancia nunca fue un problema insalvable para Bárbara, nombre elegido muy acertadamente por su madre. Ver poco y mal fue siempre lo normal para ella, que no conocía otra forma de ver. Y normal fue también el trato que sus padres valientes quisieron y supieron darle: una más de las cuatro hermanas, que fueron y siguen siendo. Ni más, ni menos.

Era como su madre, inquieta y muy curiosa. Necesitaba acercarse mucho para ver las fotos, leer los libros, ver lo escrito en la pizarra... Para ella, si la letra era de un tamaño grande, mucho mejor; pero casi nunca era el caso, las letras eran como tenían que ser. Le gustaba ir al cole, estar con sus amigas, y en lo relativo a las notas, como a cualquiera a esas edades, había que aprobar, y lo hacía holgadamente, con mucho esfuerzo, más visual que intelectual, y para asombro de don Buenaventura, quien, hombre de su época, había pronosticado y aconsejado que aquella niña tenía bastante con «las cuatro reglas».

Bárbara no perdió nunca un curso, pese a las muchas intervenciones quirúrgicas en su ojo izquierdo, que terminó perdiendo definitivamente a los 12 años: EGB, BUP, COU, Derecho. Viajó sola a EE. UU. e Inglaterra. Después, varios másteres, hablaba inglés y en 2018 se graduó en Políticas por la UNED, al tiempo que trabajaba defendiendo los derechos políticos, civiles, económicos, en definitiva, humanos, de las personas con discapacidad en la Unión Europea a través de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE), a la que pertenece de forma entusiasta.

Para ella, querer es poder, y siempre ha querido mucho en todo lo que se propone, porque le gustan los retos. Es luchadora, cabezota y en lo más profundo de su ser se siente una privilegiada. Gracias a su discapacidad visual del 76 % ha podido hacer cosas que jamás hubiera podido hacer, ir a lugares a los que nunca hubiera ido y conocer gente lejana con la que no hubiera podido relacionarse. Fue entonces cuando asumió el reto de defender los derechos de las personas con discapacidad. Ella era una más de la legión que las padece, y desde ese foso hondo y oscuro conocía de verdad sus necesidades…(…)

La Convención de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad (CDPD) constituyó un punto de inflexión para la comunidad internacional en generaL. adoptada en 2006, es el primer tratado vinculante de derechos humanos del siglo XXI, que nos permite, por fin, poder gozar de un trato digno e igual y ser tenidas en cuenta en el diseño, desarrollo, ejecución y evaluación de las políticas a todos los niveles y en todos los ámbitos, incluida la cooperación al desarrollo…(…)

Al padre de la Molécula le gusta decir que su discapacidad visual le ha hecho desarrollar sus otros sentidos hasta límites insospechados, y es verdad. Pero ella prefiere pensar que lo que más ha desarrollado es su necesidad de defender el acceso a la información en formatos accesibles, como proclama el artículo 9 de la CDPD. Y es que, según la Unión Mundial de Ciegos, cerca de 253 millones de personas en todo el mundo son ciegas o deficientes visuales. Para todas ellas, si la información no es accesible (en braille, texto ampliado o en audio) no solo no les aporta nada, sino que la convierte en una barrera infranqueable para poder desarrollarse como individuos solo por el hecho de no ver bien. El acceso a la información significa tanto como el acceso a la cultura y a la educación, y, con ambas, al empleo. La carrera de la igualdad de condiciones con los demás es equivalente al triunfo en la etapa reina del Tour. Es, nada más y nada menos, que sentirse uno más, en derechos, obligaciones e igualdad de oportunidades.

El sistema braille fue la obra genial de un ciego, Louis Braille, quien proporcionó a los ciegos una herramienta eficaz para leer, escribir letras y números, símbolos y partituras. Con el braille se accede a la información de forma autónoma, pero se requiere como condición sustancial producir las obras en braille, lo que, desgraciadamente, no es posible en muchos lugares del mundo.  Habría que esperar dos largos siglos, desde la invención del braille, para que empezara a construirse el camino y que llegara el segundo gran hito en la historia del desarrollo de las personas ciegas que permitiera compensar la carencia en el acceso a la lectura. Ocurrió con el Tratado de Marrakech para facilitar el acceso a las obras publicadas a las personas ciegas, con discapacidad visual o con otras dificultades para acceder al texto impreso (…).

Quiso el destino, y algún otro factor menos caprichoso, que Molécula terminara participando en primera persona en las negociaciones del Tratado de Marrakech y aplicando la calma Gandhi lo logró: «Primero te ignoran, después se ríen de ti, después te atacan y, al final, vences». El padre de la Molécula observa complacido cómo su hija, ya grande, jovial y llena de la energía que siempre tuvo, celebra cada nueva ratificación del Tratado como si fuera la primera…Bárbara, por su parte, se siente muy satisfecha. Ya no concibe su vida sin el joven Tratado de Marrakech (7 años), convencida de que fue testigo de un milagro.

Bárbara Martín Muñoz
Impulsora del Tratado de Marraquech,
Vicepresidenta de la Unión Europea de Ciegos (EBU)

Extracto del relato finalista del certamen de escritura de la UNED “Los derechos humanos no son un cuento”, de Bárbara Martín Muñoz, mujer española impulsora destacada de la firma del Tratado de Marraquech para el intercambio mundial de libros accesibles entre personas ciegas sin riesgo de incumplir derechos de autor. En el mundo hay cerca de 285 millones de personas ciegas (según la Unión Mundial de Ciegos) que necesitan el braille, el texto ampliado o una síntesis de voz que les lea pantallas o libros. No poder acceder a la información supone no poder acceder a la educación, a la cultura, y por ende, al empleo. Gracias al Tratado de Marrakech han empezado a incrementar el número de obras en formatos accesibles a las que acceden, disminuyendo, al menos en parte, la hambruna de libros que padecen.

Consultar aquí el texto completo

Categorias: Ocio y cultura

Publicador de contenidos

Publicador de contenidos

Síguenos en:

Twitter

Contenido - Acerca de la ONCE

Acerca de la ONCE

El compromiso de la ONCE es hacer realidad las ilusiones de miles de personas con discapacidad y de sus familias. Y todo ello (educación, empleo, accesibilidad, nuevas tecnologías, ocio, deporte...) lo logramos gracias a la solidaridad de la sociedad española que, día a día, año tras año, confía en nosotros, acercándose a los vendedores de la Organización y al resto de establecimientos autorizados para la venta de nuestros productos, conocedores de nuestra labor, sabiendo que, si nos necesita, en la ONCE y su Fundación, estaremos a su lado.

Y todo ello lo hacemos con la garantía de ser la única marca en España con el sello de Juego Responsable, con las certificaciones nacionales e internacionales más severas, y que sólo la ONCE ha alcanzado en el ámbito del juego, un aval más de la integridad de nuestra gestión.

Para más información: www.once.es