Blogs

RSS

¡Enhorabuena a los alumnos de sexto de Primaria y a su tutora!. Habéis conseguido, con vuestro trabajo y bandera, que el nombre de nuestro colegio resuene en la final nacional del 36 Concurso Escolar del Grupo Social ONCE, siendo campeones de España en la categoría B.

Cuando uno de los jurados nombró a nuestro centro, todos los que estábamos escuchando la retransmisión en directo, saltamos de emoción, alegría, y felicidad, como os ocurrió a vosotros, y pensamos que era una pena que la situación nos haya impedido estar juntos en el cole; pero aun así debemos considerarnos afortunados.

Nosotros ya nos sentíamos agradecidos con el premio autonómico de Madrid; esa sensación de gratificación se eleva más cuando es el resultado de un trabajo hecho en equipo y con cariño. El formar parte de un grupo donde cada uno aporta un valor, una huella y recoge un aprendizaje, una experiencia vivencial y social de los demás, es estimulante.

Pensar, sentir, y saber que el “todo es mayor que la suma de las partes”, como decía la Escuela de la Gestalt alemana. Ir todos en una misma dirección, remar e ilusionarse durante el viaje, el proceso y la realización de un trabajo, y vivir este reconocimiento por parte de la ONCE es el mejor premio. Ellos trabajan desde hace muchos años para que la sociedad amplíe su mirada y valore la importancia de la INCLUSIÓN de las personas con alguna discapacidad.

Somos un colegio pequeño de Galapagar (Madrid), familiar, independiente, privado, laico, y con una línea desde Educación Infantil hasta Bachillerato. Este acontecimiento y premio nos inspira a creer que los pequeños pueden a veces ser grandes y realizar enormes cambios en las personas y en su comunidad.

Decidimos nuestra suerte por nosotros mismos y los obstáculos y dificultades del camino nos animan a llegar más lejos, teniendo por bandera la inclusión y la diversidad. En estos días de cierre del centro educativo hemos sentido también la gratitud, la alegría, y la generosidad de muchas familias con sus palabras y cartas cargadas de cariño, compromiso y empatía con todos los que trabajamos en este proyecto tan vital.

Muchos de nosotros hemos sentido la ‘Unidad del Todo’, la fuerza que da trabajar mirando en la misma dirección. Nos gustaría poder seguir participando en estos concursos, como el de la ONCE, que favorecen la inclusión y defienden la diversidad, que consideramos que son valores muy importantes para el futuro de nuestra sociedad. En los tiempos que corren es importante defender estas causas, así como el arte, la filosofía, la ciencia, la cultura o la educación, como vacunas contra la intolerancia, el pesimismo o la deshumanización.

Del 21 al 26 de mayo del 2021 se celebrará en Madrid la “World Blindness Summit” donde acudirán delegaciones de 190 países. Allí esperamos poder asistir con nuestra bandera inclusiva, junto al resto de colegios ganadores de otras categorías.

Javier Rodríguez Toro
Director del Colegio Gondomar – Galapagar (Madrid).

Categorias: Educación y empleo
Habitualmente, las personas con discapacidad no pueden disfrutar en igualdad de condiciones de los videojuegos. En su mayoría, éstos requieren agudeza visual para solventar situaciones emocionantes, ponen a prueba el intelecto del jugador en sus rompecabezas o búsquedas, o basan sus pruebas a los reflejos en percibir sonidos y responder rápidamente, todo ello haciendo que el usuario pulse botones o teclas con prácticamente todos los dedos de sus dos manos. El perfil de jugador con discapacidad, sea del tipo que sea, a menudo se queda fuera, no es incluido ni tenido en cuenta, es considerado un nicho por el que no vale la pena preocuparse en un tipo de ocio masivo que no tiene por qué ser tan excluyente.
 
Los videojuegos hoy son un arte, como la literatura o el cine, y ninguna persona debería quedarse fuera de ellos por una barrera salvable; ningùn creador de videojuegos debería dar de lado a la inclusión y la democratización en sus obras, pues estos productos de entretenimiento y cultura interactivos no son tan difíciles de adaptar a la discapacidad.
 
Opciones de accesibilidad y ayudas visuales y de zoom de The Last of Us Parte IILo ha demostrado estos días The Last of Us: Parte II, el videojuego más accesible de la historia y que más tiende la mano a las personas con discapacidad, sea del tipo que sea: visual, intelectual, auditiva, motora... En este título para adultos, que narra el visceral viaje de una chica llamada Ellie en un mundo distópico tomado por una pandemia y que busca satisfacer una violenta venganza, personal, obsesiva y enfermiza, existen todos los retos habituales del medio: acción con armas y disparos en momentos límite, peleas cuerpo a cuerpo, situaciones de infiltración que requieren sigilo, carreras y momentos de máxima adrenalina, exploración por parajes vírgenes y preciosistas... Ahora, una persona con muy baja visión, una persona sorda, una persona a la que le falten dedos en una mano o una persona con discapacidad inelectual pueden disfrutar en absoluta igualdad de este The Last of Us: Parte II. que, por cierto, es uno de los mejores videojuegos de los últimos años y un título imprescindible si tienes una videoconsola PlayStation 4. Y estas opciones de personalización de partida, por desgracia, no son lo habitual, nunca se ha hecho un videojuego pensando en la accesibilidad a este nivel. Y, como crítico y jugador, quiero que este sea el nuevo estándar para los juegos del futuro, el nuevo referente que todos los demás videojuegos, al menos, igualen en opciones y configuraciones personalizadas según necesidades de cada usuario.
 
Lo comentaba en el podcast de videojuegos Reconectados, otras veces que se han adaptado videojuegos a las características de la discapacidad, se han centrado en una de las discapacidades únicamente. Existen juegos con textos grandes para que personas con baja visión puedan leerlos y jugar, también con modo de colores para daltónicos; existen juegos que no hacen uso del sonido y todos los avisos e información son visuales; existen iniciativas de inclusión física en el mundo de los periféricos gaming, como el lanzamiento del mando Xbox Adaptive Controller de Microsoft, que pone un mando de gran tamaño y botones distintos a personas que juegan sin manos e interactúan con la pantalla con otras extremidades o medios, como órdenes de voz, por ejemplo; y existen juegos creados específicamente por y para personas con discapacidad intelectual. Pero nunca se había integrado todo ello en un mismo videojuego, dando a cada jugador más de 60 configuraciones posibles para que adapte la partida a sus necesidades, desde el principio. Gears 5, Life is Strange, Destiny 2, o los videojuegos desarrollados por Nintendo han incorporado algunas funcionalidades de textos en tamaño grande o activación de avisos sonoros mediante viñeta visual, pero todos esos ejemplos son un simple experimento al lado de lo que hablamos hoy.
 
Configuración de tamaño de textos, subtítulos e interfazEn The Last of Us: Parte II se puede navegar por los menús y por el mundo post-apocalíptico que refleja el juego solo mediante el audio, existe la posibilidad de contrastar todos los colores en pantalla y jugarlo entero con colores sólidos marcados, se pueden configurar los tamaños de los iconos, la interfaz y la visibilidad de objetos a recoger hasta ponerlos súper grandes, hay modo Lupa o Zoom que abrir y mover en cualquier momento sin pausar o pausando la partida, existen opciones de desactivación de retos de decisión rápida o facilitador de mecánicas de pensar en perspectiva para personas con discapacidad intelectual, existe una alta gama de colores para los textos y subtítulos, y fondo de éstos con contraste, todo el texto de pantalla puede ser pasado a voz con lectura y audiodescripción, todo el juego puede ser recorrido mediante comandos sencillos, existe modo lectura fácil, la sonorización cuenta con la posibilidad de ajustar pormenorizadamente la música, las voces, los efectos, las direcciones... para personas con problemas auditivos, se incorporan ajustes avanzados de dificultad donde se puede nivelar la Inteligencia Artificial, la puntería del personaje protagonista, el movimiento de los enemigos y peligros, la navegación en el mundo del juego... Y muchísimo más. Es increíble, como muestra este vídeo:
 
 
 
Los que nos dedicamos al mundo de los videojuegos, a hacerlos, a distribuirlos, a hacer las críticas y reseñas como es mi caso, o, simplemente, a disfrutarlos como consumidores, venimos persiguiendo una accesibilidad universal a este nivel que ya podemos conformar como récord en esta industria. Aplicaciones y páginas webs están demostrando que el acceso a la información es posible para todas las personas, sin importar su grado de visión, oído o capacidades, y el mundo del videojuego comercial no podía quedarse atrás.
 
Ya no basta con hacer juegos para niños ciegos, sino hacer el que va a ser el juego de moda, el juego del verano, y desarrollarlo teniendo en cuenta y en buen trato todos estos requisitos y configuraciones, incorporando en el equipo de diseño y programación a personas con discapacidades diversas que den feedback y estén plenamente integradas en el proceso de creación y decisiones, apostando, de paso, por la inclusión de este y otros colectivos en la propia narración sobre diversidad que muestra el juego, también hito histórico en ello. Un juego que, como decía, es muy crudo y violento, solo para mayores de 18 años, maduro y que demuestra que la industria de las videoconsolas ya no es cosa solo de niños ni cosa solo de gente que ve, oye, etc. perfectamente.
 
Javi Andrés
Crítico de videojuegos
 
Categorias: Ocio y cultura

¡¡Estamos de vuelta!!

Estimados compañeros, estimadas compañeras:Lo hemos logrado. No teníamos ninguna duda que lo haríamos porque nuestra ilusión, ya lo sabéis, puede con todo.

Y porque, una vez más, hemos demostrado nuestra capacidad de ser capaces, aún en las más duras circunstancias. Por eso, no puedo estar más satisfecho de poder remitiros estas líneas, desde la emoción y desde la inmensa alegría del retorno y el reencuentro. Pero sí, lo hemos logrado de nuevo, lo hemos vuelto a hacer: volvemos a pie de calle; volvemos a nuestros trabajos; el día 15 de junio, volvemos “los iguales”.

Cuando el pasado día 14 de marzo, forzados por las circunstancias, las indicaciones gubernamentales y principalmente por nuestra propia responsabilidad, decidimos tomar la inédita medida de retirar a nuestra plantilla de vendedores y vendedoras de las calles no podíamos imaginar cual sería el camino por el que nos conduciría la crisis sanitaria.

Han pasado tres meses en los que como sociedad hemos vivido situaciones trágicas y muy dolorosas con la pérdida de muchas vidas. La mayoría de nosotros hemos tenido en nuestro entorno personas que han enfermado, y a lo peor, que han fallecido. Desde aquí quiero trasladaros todo el calor y el cariño, y de forma especial, quiero rendir un homenaje a algunos compañeros y compañeras, trabajadores y afiliados del Grupo Social ONCE que nos han dejado a causa del COVID-19. Su recuerdo será un acicate más para que nos esforcemos en trabajar por alcanzar cuanto antes la normalidad perdida.

¡¡Por fin!! El próximo día 15 de junio los vendedores y vendedoras de la ONCE, los verdaderos centinelas de la ilusión volverán a ponerse sus chalecos, a conectar su TPV y a repartir suerte por nuestras calles. Volverán a reencontrarse con su clientela, con los coproprietarios de nuestro proyecto, la ciudadanía de nuestro país.

Estoy seguro de que todos vosotros y especialmente los vendedores seréis un ejemplo en el desarrollo de vuestra labor profesional, utilizando todos los elementos de protección facilitados por la ONCE y que garantizan su seguridad y la de nuestros clientes. Somos conscientes del sobresfuerzo que supone manejar el TPV y nuestros productos, compatibilizándolo con la utilización de mascarillas, guantes, pantallas protectoras, geles... y, sin embargo, estamos convencidos de que nuestra vuelta a la calle será una muestra de cotidianidad, una mirada al pasado feliz y una apuesta por un futuro mejor que agradecerán nuestros conciudadanos.

En esta etapa de parón social, las gentes del Grupo Social ONCE hemos seguido activas como agentes secretos de la solidaridad. Hemos puesto a disposición de la Administración nuestros hoteles para ser medicalizados, hemos trabajado en la vanguardia de la lucha contra el virus en nuestras lavanderías asumiendo el lavado de ropa hospitalaria, hemos atendido a través de nuestros profesionales de servicios sociales las necesidades de nuestros afiliados, en especial de nuestros mayores, y hemos prestado servicios de todo tipo a ciudadanos y ciudadanas en situación de vulnerabilidad a través de nuestros voluntarios, a los cuales les agradecemos su compromiso. En definitiva, no hemos dimitido de nuestro papel en la promoción de la solidaridad y la riqueza social.

Una gran parte de nuestros trabajadores en ONCE, Fundación ONCE e Ilunion han estado afectados por un ERTE, medida ésta que, junto con muchas otras, han ayudado en gran manera a procurar la resistencia de nuestras tres áreas ejecutivas y a preparar el terreno para poder salir nuevamente a operar en los sectores económicos con suficientes garantías. En las próximas semanas, la gran mayoría de trabajadores y trabajadoras del Grupo Social ONCE volveremos a nuestros puestos de trabajo con energías renovadas y la ilusión de formar parte de una idea diferente, de un proyecto inigualable.

Por supuesto, que el impacto económico que conlleva la inactividad durante tres meses y la incertidumbre socio económica a la que nos enfrentaremos, marcarán nuestra gestión en el futuro más inmediato. Sin embargo, estamos en la parrilla de salida con muchas ganas de apretar el acelerador. Somos conscientes de que el circuito presentará importantes obstáculos y difíciles curvas que hoy ni siquiera conocemos, pero partimos con las ventajas que nos ofrece nuestro demostrado talento, nuestro inconformismo genético y nuestra cohesión interna.  Además, vamos sobrados de combustible compuesto de ilusión, emoción y cariño. Toda la familia de la ONCE formamos un vehículo social imposible de detener.

Tenéis mi compromiso personal de que los responsables del Grupo Social ONCE van a estar más cerca que nunca de los trabajadores. Cuando decimos que somos capaces de ser capaces reivindicamos nuestra historia y el valor añadido que aportamos a España, al país de la ONCE. Tenemos motivos para estar satisfechos de lo hecho hasta ahora, pero sobre todo tenemos sobradas razones para estar orgullosos de lo que somos.

Nunca le dimos la espalda a un reto que supusiera mejorar la vida de la gente que lo tiene más difícil. Por eso, si antes de la aparición del COVID-19 éramos casi 73.000 trabajadores, ahora nos ponemos el objetivo de llegar, en cuanto sea posible, a los 75.000. Crear empleo es la mejor respuesta que el Grupo Social ONCE puede ofrecer a la sociedad española en momentos tan complicados como los que previsiblemente se acercan. La ciudadanía española siempre está a nuestro lado porque sabe que no les fallaremos. Y creedme, no lo haremos.

Finalizo dejando patente mi expreso reconocimiento a la comprensión y el compromiso demostrado por todos los afiliados y trabajadores de ONCE, Fundación ONCE e Ilunion y al esfuerzo, que seguro haremos todos, por reconquistar las calles y volver a ganarnos el futuro. Hace más de 81 años decidimos que queríamos tener un motivo para salir de casa todos los días, el próximo 15 de junio volveremos a las calles y plazas de toda España, no será fácil, nunca lo ha sido, pero “la ilusión puede con todo”.

Muchas Gracias, Mucha Salud, y Mucha Suerte!!!

Miguel Carballeda, presidente del Grupo Social ONCE

 

Categorias: Actualidad institucional

Han pasado dos días. Cómo la echo de menos. La sigo buscando por casa porque ella me seguía por todos los rincones. Me ha seguido durante dos meses por aquellas casualidades que la vida te pone por delante y te ponen a prueba. Y así me siento, con una prueba superada, una misión cumplida ahora que se ha marchado.

Porque desde el principio sabía que la perra tenía que marchar. Estoy muy contenta de que esté encaminada de nuevo, porque había un riesgo muy importante de perderla. La semana del confinamiento coincidió que yo tenía dos días libres pero se convirtieron en colaborar en poner en marcha la atención desde casa a las personas ciegas y organizar el trabajo desde casa como toda la ONCE.

Recuerdo aquellos días con lluvia y muy nublado en Alicante. El lunes 23 de marzo estaba enloquecida con llamadas, conexiones, ordenadores, coordinando a mi equipo y, de repente, recibí la llamada de María Jesús, nuestra directora de la Fundación ONCE del Perro Guía (FOPG). Ella me explicó que teníamos una situación de urgencia con un cachorro en la zona de Alicante, porque la familia de acogida no podía seguir teniendo a la perra por una situación inesperada de salud. No sabíamos si buscar una protectora, otra familia o qué hacer. No me podía creer lo que me estaba contando, mientras estábamos confinados. Lo primero que pensé es que me la trajeran a casa y ya veríamos lo que podíamos hacer.

Bina tumbada en el suelo mirando a cámaraCreía que era un cachorrito labrador de cuatro meses y medio, que me esperaba un osito de peluche; pero cuando me la trajeron desde la protectora me encontré una perra grande, negra y asustada. El propio chico de la protectora, Raúl, me observó tan desbordada que se ofreció a ayudarme en lo que necesitara. Nunca había tenido un perro, y menos un futuro perro guía.   

Con toda la responsabilidad del mundo empezó nuestro camino juntas y a mi me tocaba darle de comer, cepillarla, sacarla a pasear, cuidarla, darle las pastillas de desparasitación... Todo ello fue posible gracias a Ana, la supervisora de cachorros de la FOPG, y a Mario, el veterinario más profesional que me he podido encontrar.

Y así fueron pasando los días, en los que yo recibía todo el cariño que Bina me daba. Lo he hecho lo mejor que he sabido, con entrega, con pasión, y con un agradecimiento que ahora lo veo incalculable porque llegó en un momento muy difícil. Hasta me percaté que a las 7 de la mañana cuando la sacaba a pasear, yo era la persona más feliz del mundo incluso con el barrio vacío y triste por el confinamiento.  

Me interrumpía mis momentos duros de trabajo y me hacía que saliera una sonrisa, una caricia, un breve momento de juego. Recuerdo que tuvimos unos días de estrés cuando ella se puso malita de la tripa y me tocó darle medicación. Me preocupé tanto que prefería que me pasara algo a mí antes que a ella. Ha imperado mi generosidad, incluso por las noches que no se encontraba bien.

Bina revolcada por el suelo patas arribaHa sido una experiencia irrepetible, que volvería a hacer. Esto es como el primer amor. Creo que nada sería igual con otro perro, pero no puedo decir de este agua no beberé, porque ahora que lo he vivido y sentido, entiendo la situación de las personas que tienen a su mascota en casa durante años y la pierden.

He descubierto de lo que soy capaz y me ha servido de terapia y compañía. Ahora pienso que estos dos meses hubieran sido mucho más duros para mi sin ella, porque me ha ayudado hasta en los momentos en los que yo estaba más triste.

Me ha hecho ser mucho más sociable con cualquier ciudadano. Ahora que se ha marchado a Madrid todo el mundo me saluda y me pregunta por ella. Pero me queda su recuerdo y se me ilumina la cara cuando hablo de esta experiencia. Espero que seas una perra feliz y cuides a esa persona ciega a la que guíes, como me has cuidado a mi. Te echaré de menos Bina.

Belén

Categorias: Perro Guía

Arrancar de la noche a la mañana, con toda la ilusión por comenzar de nuevo no es fácil; de hecho, es como salir de una hibernación con un larguísimo desperezamiento capaz de remover las articulaciones y los tendones más insospechados, para soportar el nuevo y gran esfuerzo al que se van a someter.

Así es arrancar el centro de la envergadura del Centro Logístico y de Producción de Productos de Juego de la ONCE tras casi dos meses y medio de parada, esta imprenta del cupón a la que muchos llaman la fábrica de la ilusión. No es tarea fácil, pero sí apasionante.

Y empezamos por la fotomecánica, procesando los millones de bits que compondrán las imágenes de los siete sorteos semanales, del 15 al 21 de junio, con los que los vendedores de la ONCE devolverán la Ilusión a todos los rincones de la geografía española. Será una ardua tarea, que casi fundirá el prisma láser que, girando a 45.000 rpm (revoluciones por minuto) formará la imagen de las planchas “offset” a introducir después en las rotativas.

Mientras, estas dos grandes máquinas de prensa comenzarán a desplazar sus más de 170 rodillos movidos a su vez por millares de engranajes, correas y árboles de transmisión, todos conjuntados  para engullir 200 kg de tinta y 300 kilómetros de banda de papel, eso sí, papel respetuoso para el medio ambiente procedente de bosques certificados y tintas base agua o sin alcohol. Porque, aunque iniciemos una nueva normalidad, lo normal será que no abandonemos las buenas costumbres.

Desperezar a las seis líneas de acabado, donde la banda de papel -ya impresa en rotativas- se convertirá en los “topes” o paquetes asignados a los vendedores de la ONCE y puntos de venta autorizados será y es, igualmente, una ardua tarea. En cierta forma, estas líneas de acabado parecen reproducir el acuerdo y la concordia tan necesaria en estos momentos. Cada línea de acabado se alarga 25 metros de longitud y se compone de diversas máquinas alemanas, suizas, italianas y japonesas, a las cuales allá por el año 2000 les enseñamos un idioma común para entenderse a la perfección.

En este proceso será cuando la banda de papel se revise, inspeccionando que cada código y número impreso en el cupón concuerda con el complejo fichero de numeración, analizando cerca de 2.500 dígitos por segundo. Revisada la numeración,  las cuchillas de la cortadora seccionarán la banda de papel con suma precisión cada 20 cupones, enviando cada pliego cortado al acumulador hasta componer el paquete o “tope” correspondiente a un vendedor.

Una vez formado el paquete, centenares de ruedas de transporte y el viento lo girarán y transportarán encaminándole a la zona de etiquetado y comprobación para, justo después, envolverlo y acumularlo en la salida, donde uno de los oficiales que gestionan la línea de acabado realizará un muestreo o última revisión, asegurando que el tope es correcto.

Ese tope, correspondiente a uno de los sorteos de la semana del 15 al 21 de junio, se ubicará en una jaula junto al resto de sorteos de la semana, dispuesto para que, en la fase posterior del preparado del paquete de vendedor, sea embolsado con los demás productos correspondientes a un único vendedor, tales como el resto de sorteos pasivos de la semana, libros de lotería instantánea, publicidad y diversos productos higienizantes a fin de que el vendedor realice su tarea con total seguridad.

A partir de ahí, la logística se encargará de hacer llegar cada paquete al punto de la geografía española donde esté el vendedor, en cualquier rincón de nuestro país, con un detallado diseño de reparto.

Como no podía ser de otra forma la “deshibernación” de toda la maquinaria del Centro Logístico y de Producción de Productos de Juego de la ONCE, de nuestra “Fábrica de la Ilusión” ha sido y es posible a gracias a la reincorporación de los más de 100 trabajadores que asisten con gran profesionalidad a estos procesos de producción. En estos días no podremos observar sus sonrisas pero, seguro que tras las mascarillas que cubren sus rostros, la ilusión será la emoción más radiante que ocultan.

 

Jesús Rodríguez Ibáñez
Director Técnico Imprenta de la ONCE
“La fábrica de la Ilusión”

Categorias: Juegos ONCE

Publicador de contenidos

Publicador de contenidos

Síguenos en:

Twitter

Contenido - Acerca de la ONCE

Acerca de la ONCE

El compromiso de la ONCE es hacer realidad las ilusiones de miles de personas con discapacidad y de sus familias. Y todo ello (educación, empleo, accesibilidad, nuevas tecnologías, ocio, deporte...) lo logramos gracias a la solidaridad de la sociedad española que, día a día, año tras año, confía en nosotros, acercándose a los vendedores de la Organización y al resto de establecimientos autorizados para la venta de nuestros productos, conocedores de nuestra labor, sabiendo que, si nos necesita, en la ONCE y su Fundación, estaremos a su lado.

Y todo ello lo hacemos con la garantía de ser la única marca en España con el sello de Juego Responsable, con las certificaciones nacionales e internacionales más severas, y que sólo la ONCE ha alcanzado en el ámbito del juego, un aval más de la integridad de nuestra gestión.

Para más información: www.once.es