Blogs

RSS

Extraños. Raros. DIFERENTES. Así es como se les define a aquellos que han sufrido acoso o ciberacoso escolar, la excusa que venden para justificar que les hayan puesto una diana en la espalda ¿Pero por qué? ¿Qué es aquello que los hace tan “diferentes”?

Esta pregunta ha resonado en la cabeza de las víctimas al menos una vez en su vida; yo misma me lo he planteado en cientos de ocasiones, pero la respuesta a la que llego siempre es la misma: — “Cualquier cosa”.

Es cierto que la tasa de acoso entre la población ciega, sorda, o con otras discapacidades físicas y cognitivas de cualquier tipo sigue siendo muy elevada, pero también el físico, la personalidad, los gustos, las aficiones, la familia, lo que haces, lo que dices o lo que escuchas, son motivos suficientes para que detone la bomba; y en la mayoría de los casos nunca se sabrá por cuál de ellas fue.

...Al menos en mi caso aun es una incógnita...

Pero no nos equivoquemos, porque si lo pensamos ¿Acaso somos clones? ¿Seres artificiales programados para tener los mismos patrones de comportamiento? ¡Cada persona es un mundo! Puede que la diferencia sea el detonante, pero si cavamos mucho más hondo, descubriremos que la raíz del problema no se encuentra en ella, sino en el concepto que tenemos de “lo normal”. Los niños son como esponjas, a través de la observación, aprenden a enfrentarse al mundo, pero si no tenemos cuidado, podemos generar en ellos una idea equivocada de cómo deben actuar ante lo que no comprenden.

 

Porque lo desconocido despierta en nuestro interior una inseguridad que nos incomoda, y para poder quitarnos esa sensación del cuerpo, muchas veces optamos por hacer lo que nos resulta más sencillo: evitarlo. Y esto es un error. Al final la clave se encuentra en la educación. Desde que son pequeños debemos enseñarles a aceptar y no a discriminar; porque un niño que entienda lo que es la discapacidad, podrá respetar a un compañero ciego y convivir con él con total normalidad.

Los niños merecen sentirse protegidos, encontrarse a ellos mismos y crecer sin miedo a ser juzgados ¡Podemos ofrecerles un mundo así! Pero no es solo cuestión de los padres y de los profesores. La única manera de conseguir un cambio, es con la ayuda de todos.

Nidia Represa @nidiaenlared
Escritora, autora de “Bajo mi piel”, un relato en primera persona del acoso escolar.

 

Categorias: Educación

Hola soy Vincent. Desde octubre pasado, hace apenas medio año, soy los ojos de David.

Desde ese momento no hemos parado de ir de aquí para allá hasta que un tal Covid-19 o coronavirus ha hecho que nos encerremos en casa. Y fijaos, lo que parecía un periodo vacacional, está provocando momentos preciosos. Os preguntaréis ¿Qué estoy haciendo estos días?... y como me lo preguntan muchas personas, pues os lo cuento aquí.

Todos los días, a excepción de domingos, hacemos obediencia, ¿Cómo es esto? Muy sencillo colegas y humanos, son esas órdenes de sienta, échate, tumba, ven aquí … porque todavía soy un perro joven y sigo aprendiendo. Eso sí, después de hacerlo bien, me da muchas rascadas detrás de las orejas, una caricia en el lomo pero, como apenas hacemos grandes movimientos, pues no caen tantas chuches.

Además de estas obediencias hacemos prácticas por la casa y especialmente en las escaleras; entre nosotros, a David le viene bien porque ha cogido algo de peso con esa comida que huele tan bien, pero que no me dan nunca. Hace unos días se estaban zampando algo que llaman torrijas¡¡¡


También salimos a hacer mis necesidades a la calle y yo, que soy muy curioso, me he fijado que la mayoría de humanos llevan bozal. Siempre me acerco a una zona con hierba y tierra que me gusta. Además, aprovechando esos momentos vamos a comprar las medicinas, al supermercado, al quiosco o a la panadería a por el pan ya que, por culpa de ese tal coronavirus, no se puede estar mucho en la calle. El resto del día lo paso jugando con mis mordedores o mi tía Lassy, sin duda una buena compañía y compañera de juego.

Otro de los buenos momentos es el juego del escondite ¿Sabéis jugar? Yo me quedo tumbado en mi cama y David se esconde. Luego me llama para que comience su búsqueda pero, con mi buen olfato, no se me escapa por mucho tiempo. Es muy divertido.

Y tengo que deciros algo importante. Aunque soy muy listo y me he entrenado muy bien para ser el mejor perro guía del mundo, todavía no sé cuánto son dos metros, la distancia que he oído que se tiene que guardar durante dure este confinamiento así que, si nos ves, hazme un favor y distánciate un poquito, y así haremos las cosas bien vosotros y yo.

Como dice David, el esfuerzo de cada día es un paso para la victoria y para que el dichoso virus pase a la historia.

 

Hasta otro día,

Vincent, perro guía.

blog.getVideo_youtube()
Categorias: Perro Guía

Fue el escritor ciego, Jorge Luis Borges quién dijo aquello de somos lo que leemos, y es indudable que, en buena medida, así es. La lectura, con todos los beneficios que aporta al ser humano, se constituye en elemento esencial de desarrollo personal y social. Leer en las distintas etapas de la existencia conforma todo un plus de recursos y estrategias, útiles sin ninguna duda, para una mejor disposición a la hora de afrontar las dificultades, cualesquiera sean, también las derivadas de la pérdida acusada de visión.

Por eso, en estos tiempos inciertos, tal vez imaginados en distopías y relatos de ciencia ficción, pero poco previsibles, la compañía de los libros se hace especialmente necesaria incluso, diríamos, afortunada.

A lo largo de la historia, la lectura ha sido practicada también en situaciones extremas, siendo conocidos los esfuerzos por no dejar de leer ni siquiera en lugares como pudieron ser los campos nazis de exterminio, y es que leer acompaña frente a la soledad o el aislamiento. Disponer de un libro en el Ártico o en algún desierto, ya sea para leerlo, o para recoger en él la crónica de lo ocurrido en forma de diario, son claros ejemplos de esta certeza.

Más aún, leer se alínea con el ansia del ser humano por la libertad. De otra manera, ¿Qué sentido tendrían tantos esfuerzos de los tiranos por quemarlos? Conocida es la profética frase que dijera, en el siglo XVIII, el poeta alemán Heinrich Heine: ”Allí donde se queman libros, se termina quemando a los hombres “.

Así pues, convencidos de que la lectura se constituye en fuente de acompañamiento y libertad, la ONCE se reafirma en facilitar a las personas ciegas o con discapacidad visual grave, ese camino que conduzca hacia la meta de la lectura, bien para afrontar el currículo educativo, los requerimientos de acceso al empleo o para el disfrute y el entretenimiento. Y lo hacemos, siendo conscientes de las circunstancias extraordinarias en las que nos encontramos, pero sin cejar en nuestro empeño.

Por tanto, y a pesar de las dificultades, ahora que nuestros compañeros no pueden vender la ilusión en las calles; que nuestras impresoras 3D que habitualmente realizan relieves para que sepamos cómo son ciertas figuras, están fabricando máscaras para proteger a los profesionales de hospitales, residencias; o que todo lo estamos haciendo con menos medios y desde casa… nos hemos adaptado y continuamos actualizando nuestra Biblioteca Digital ONCE (BDO) con nuevos títulos, tanto en braille como en sonido; atendemos de forma prioritaria, como siempre hemos hecho, las demandas de nuestros estudiantes, que necesitan sus libros al ritmo que marcan las clases a distancia; a través de la página web de la Fundación ONCE de Ayuda a América Latina (FOAL), hemos puesto a disposición de las personas ciegas de allí algunos títulos de la literatura clásica que han pasado ya a formar parte del dominio público, en formato sonoro; y lo mismo hemos hecho en la página web de la ONCE, para el disfrute de todo el mundo, publicando dos obras cada día, de lunes a domingo, con motivo de la semana del libro. Queremos compartir nuestra forma de leer.

Somos conscientes de la enorme compañía que puede hacer un libro, cada párrafo, cada palabra nos traslada a un sinfín de escenarios, a mundos imaginarios o experiencias vitales, que son la ventana por la cual, podemos encontrar esos espacios de libertad y de evasión, tan necesarios en el escenario actual. Por ello, para acercarles su lectura también a nuestros mayores, que tienen dificultades para acceder a la tecnología y que ahora están más solos, vamos a arbitrar alguna fórmula para ayudarles a que se puedan sentir un poco más acompañados porque, qué mejor compañía hay que la de un buen libro...

En definitiva, apostamos por la lectura de manera decidida y reivindicamos una mayor accesibilidad a los libros, y mucho más si son de texto o forman parte de plataformas educativas. Para que cada vez más personas se sientan libres en la posibilidad de un acúmulo infinito de cultura, y acompañadas por todas esas maravillosas aventuras y sensaciones que aporta la lectura.

Sintámonos más libres practicando la lectura, pudiendo volar con alas hechas de palabras hacia mágicos universos. Y hagámoslo también ahora, más que nunca y sin salir de casa; porque yo me quedo en casa, pero, ¡mejor si me acompaña un LIBRO!

Equipo del Servicio Bibliográfico de la ONCE 

blog.getVideo_youtube()
Categorias: Cultura

Con el inicio del mes de abril ha arrancado la campaña de la Declaración de la Renta.

Un momento en el que millones de ciudadanos y ciudadanas de nuestro país acudimos a una cita en la que tenemos que rellenar muchas casillas que se corresponden con nuestra situación personal y familiar. Pero, en esa declaración, no todas las casillas son iguales; hay casillas que significan solidaridad y ayuda y, esas, son ahora más necesarias que nunca. 

Es imposible encontrar una ocasión más oportuna para apoyar a los más vulnerables, a los eslabones más débiles de la cadena social, esa sociedad que debe reforzarse precisamente para quienes están en situación de exclusión extrema; Y ahora, disponemos de la mejor oportunidad: la “X” solidaria del IRPF.

La pandemia actual está afectando a toda la sociedad y, si bien estamos todos ya colaborando, debemos mirar hacia el futuro, hacia las situaciones que pueden generarse con la crisis provocada por el Coronavirus y que, con un sencillo gesto, podemos paliar. Es un gesto que no cuesta nada y ayuda mucho: marcar las X solidarias de la declaración de la renta representa un beneficio directo para que millones de personas en situación de vulnerabilidad reciban o sigan recibiendo la atención que necesitan por parte de muchas entidades sociales.

En la declaración de la renta hay dos casillas especiales. El año pasado un 35% de los contribuyentes las dejaron en blanco, un dato que podemos y debemos cambiar entre todos, más aún en este momento, para contribuir a tener un país más justo y solidario. Puedes marcar la casilla de asignación tributaria a la iglesia católica, o la de fines de interés social o, aún mejor, te pido que marques las dos a la vez, no cuesta nada y tu declaración no se verá alterada. Lo importante es que contribuirás a que nuestra sociedad salga de esta situación más fuerte y unida, impulsando la igualdad de oportunidades de todas las personas. 

Y lo mismo ocurrirá unos meses más adelante con las empresas de nuestro país, a las que también animo, con el mismo gesto y sin coste adicional alguno, a que en la próxima declaración del Impuesto de Sociedades marquen la casilla que destina el 0,7% a fines sociales. En estos momentos, y siempre, las empresas e instituciones debemos estar convencidas de que la gestión responsable debe aportar valor económico y social, y ésta es una magnífica oportunidad, y muy sencilla, para hacerlo. 

Precisamente durante estos días, nuestros centinelas de la ilusión, esos más de 19.000 vendedores de la ONCE que ahora están en sus casas preparando su reencuentro con la ciudadanía, llevaban en la imagen de millones de cupones ese mensaje que supone sumarse a la X Solidaria, y lo compartían con sus clientes y amigos. No dudéis, volverán a hacerlo y saltarán a las calles para seguir construyendo, juntos, sociedades mejores. 

Son momentos para la solidaridad que significa rellenar las casillas solidarias de la Renta; para demostrar que somos personas con capacidad de ser capaces; para confiar en que todos unidos saldremos adelante. Y todo, para sumarnos al grito de nuestros compañeros de las ONGs y del Tercer Sector que nos recuerdan que tenemos #1MillónDeRazones ahora más fuertes que nunca.

Está en nuestra mano.

 

Miguel Carballeda
Presidente del Grupo Social ONCE

Categorias: Institucional

Muy buenas a todas y a todos:

Hola soy Herco, un perro guía y estos días estoy "alucinao".

Con mi compañero no paraba quieto todo el día desde que estoy con él hace ya varios años: que si vamos a una reunión, a una charla en un colegio, que me volvían locos los niños, a cantar con otros, a la piscina, a bailes de salón, a pilates y de repente todo se ha parado. ¿Qué pasa?

El caso es que yo a él y a mi familia, que ahora les veo también todo el día en casa, les noto contentos y haciendo sus cosillas pero me huelo, que eso se me da muy bien, que algo ocurre, pero no sé muy bien qué puede ser.

Salgo a la calle como todos los días pero en el ambiente hay algo extraño. Enseguida, mi amito se quiere volver a casa ¡qué manía le ha dado ahora con la casa, cuando nunca ha parado quieto aquí dentro!. El otro día pasamos por la entrada al tren de cercanías que habitualmente cogemos y "empeñao" en que no, que no y que no, y no entramos, y eso que hay días que lo hacemos varias veces. Pero lo más extraño fue ayer, que volvíamos raudos y en nuestra acera ¡por fin! se acercaba hacia nosotros una mujer con una perrita encantadora y yo, como siempre, empecé a mover velozmente mi rabito pues estaba contento de encontrarme a alguien. De nuevo, ese no rotundo que no comprendo, y hasta se cambió de acera, el muy borde, para no rozarnos ni siquiera con ellas.

En ocasiones no entiendo a los humanos pues viven siempre en contradicciones. Fijaos que yo llevo en mi arnés profesional un cartel que señala: “no me toques, estoy trabajando”. Aunque está bien visible, la gente pasa y me toca, se ríen del mensaje y mi amito se pilla unos rebotes que flipas. Él comenta que son muy insensatos, pues me puedo despistar y tener un accidente. También le oigo indicar que tampoco ahora los humanos se pueden tocar, ja, ja, ja, ¡qué pasa!, ¿están todos también trabajando?, ¡mira que son divertidos!

Herco junto a su amo Mariano

Y sin duda, lo más curioso, fue la noche anterior, calculo sobre las ocho de la noche. Estaba guiando a mi amigo que no ve "ná", y me encontré de frente con un coche aparcado en medio de la acera y para ponerlo más difícil, una moto aparcada en el trozo de acera que quedaba, impedía el fácil acceso. Saqué lo mejor de mí con mi perfecta educación de guía y me paré; inicié un paso más lento que interpretó mi amito era por algún obstáculo que teníamos; me revolví y estreché mi cuerpecito para que el me siguiera y al salir airoso del trance ocurrió lo que nunca me había pasado en tantos años de profesión: se ve que la gente me había estado observando como a veces ocurre con mi saber hacer y, sin esperarlo, comenzó una sonora ovación por mi proeza. De todos los balcones y terrazas comenzaron a aplaudirme y yo, excitado de nuevo, comencé con mi movimiento de rabo veloz. De repente, mi amito, que a veces no le entiendo, me decía que me calmara y estuviera quieto y yo pensaba: ¡déjame disfrutar de un momento de gloria, guapo!

En fin, espero vuelva la normalidad pronto pues anhelo mucho mi trabajo, que me encanta. Lo único que también me sorprende son la cantidad de caricias y mimos que tengo estos días que, por lo menos, alivian este parón y la cantidad de chuches que les camelo a mis amitos, que no se resisten a mis encantos.

No se por qué, me da en la trufa de mi nariz, que algo les está cambiando. Ya se lo decía yo que obraran como nosotros para ser más felices. Cuando vemos a alguien, aunque haya sido hace poco, que parezca sea la primera vez y, contentos, hay que ir al encuentro y sentirnos. Hay que ser agradecido con lo que tenemos, como lo soy yo por el pienso diario que me dan mis amitos. No somos rencorosos, pues no merece la pena el rencor, y la fidelidad qué importante es; estoy seguro de que mi amito haría tanto por mí como yo por él y quizás así son nuestras vidas parejas.

Lo pensaba y lo reitero: no os entiendo, pero os quiero. En muchas ocasiones, no entenderéis nada o pensáis que os engañan o que quisiérais cambiar algo de vuestro entorno. Yo os digo, que al igual que mis congéneres perritos guía, dar todo al de al lado y amarlo con vuestras fuerzas, pues seguro que eso no os lo quitará nadie y el amor de la forma que os llegue, siempre será reconfortante.

Os lanzo una chupadita cariñosa

Firmado: Herco, un perro guía desconcertado pero contento

Pdta. Gracias a Mariano, mi amo, por transcribir mis ladridos

Categorias: Actualidad

Publicador de contenidos

Publicador de contenidos

Síguenos en:

Twitter

Contenido - Acerca de la ONCE

Acerca de la ONCE

El compromiso de la ONCE es hacer realidad las ilusiones de miles de personas con discapacidad y de sus familias. Y todo ello (educación, empleo, accesibilidad, nuevas tecnologías, ocio, deporte...) lo logramos gracias a la solidaridad de la sociedad española que, día a día, año tras año, confía en nosotros, acercándose a los vendedores de la Organización y al resto de establecimientos autorizados para la venta de nuestros productos, conocedores de nuestra labor, sabiendo que, si nos necesita, en la ONCE y su Fundación, estaremos a su lado.

Y todo ello lo hacemos con la garantía de ser la única marca en España con el sello de Juego Responsable, con las certificaciones nacionales e internacionales más severas, y que sólo la ONCE ha alcanzado en el ámbito del juego, un aval más de la integridad de nuestra gestión.

Para más información: www.once.es