Blogs

RSS

¡Hola! Mi nombre es María Gabriel Ayala. Son los primeros días de septiembre, y ¿cómo no? También yo estoy nerviosa: ¡empieza la vuelta al cole!. ¡No, no! No soy alumna; soy una de las maestras de apoyo del Equipo Específico de Atención Educativa a Personas con Discapacidad Visual de Sevilla. En fín, maestra de la ONCE.

Me preguntan muchos que cuál es mi cole..., pues bien, no tengo uno sólo. Asisto a varios, allí donde estén escolarizados alumnos con déficit visual. En cualquier población, en cualquier barrio, en cada zona... Somos maestros itinerantes.

Nuestro equipo comienza en septiembre con la asignación de alumnos a cada maestro. ¡Qué nervios!, ¿dónde iré? nuevos alumnos, familias, tutores, directores, orientadores,...

Pues bien, ya tengo mis alumnos, con algunos ya he trabajado en cursos anteriores y este año continúo, van creciendo conmigo. Otros son nuevos para mí y vienen derivados por las compañeras de Atención Temprana.

dos profesoras junto a dos alumnos con discapacidad visual utilizando material adaptado

Tengo de todo! Alumnos ciegos, otros con déficit visual;  de  etapas de Infantil, Primaria, Secundaria, FP y algunos con otras discapacidades además de la visual...

sí que, es hora de ir a los centros escolares para presentarnos, e ir llevando los materiales y adaptaciones al puesto de estudio que fueran precisos: máquinas Perkins, flexos, lupas TV, atriles, libros y recursos adaptados,... También es buen momento para asesorar a los nuevos tutores sobre cuál será la mejor ubicación del alumno dentro del aula, qué luz será la adecuada, mobiliario que precisará...

La atención que se determina a cada alumno varía en función de muchas circunstancias: en qué etapa se encuentra, qué resto visual funcional tiene, cuál es el sistema de lectoescritura que utilizará, uso de las TICs en el entorno educativo, nivel de autonomía personal,... De esta manera nuestro día a día es muy variado, desde introducción y enseñanza del braille, adaptaciones de materiales y recursos, transcripciones, estimulación visual,  potenciación del uso de la tecnología,...

De las familias no nos podemos olvidar, y les damos igualmente la bienvenida al curso. Este año, el equipo tiene preparada una 'Jornada de Puertas Abiertas' para dar apertura al curso escolar. Allí estaremos presentes: psicólogo, trabajadora social, técnicos de rehabilitación integral, técnicos especialistas en tiflotecnología y braille, educadores, maestros de apoyo...

Queda ya muy poco para que comiencen las clases, y ¡ya sí! ahí comienza nuestra rutina, siempre con toda la ilusión, que en esta Casa nunca falta.

¡¡Feliz curso a todos!!

Categorias: Educación
Ha sido increíble y memorable, puro entusiasmo que ahora podemos leer y oír directamente de los protagonistas para casi viajar con ellos, de manera interactiva, haciendo clic en cada enlace para escuchar y sentir la India.  Un grupo de 69 personas, de ellas 39 afiliadas a la ONCE de Castilla y León, y cuatro más con otras discapacidades, con 26 acompañantes, han vivido este verano una de las experiencias más intensas de sus vidas. Así me lo reconocían todos y cada uno de los viajeros, de quienes tuve ocasión de recabar su valoración y que coinciden en que ha sido una vivencia “inolvidable”, como explicaba a su regreso una de las integrantes del grupo, la consejera territorial de la ONCE en esa Comunidad Autónoma Isabel Lago.
 
El trascendental viaje contaba con la animadora sociocultural del Equipo de Atención Básica de Castilla y León, Blanca Hernando, al frente, así como con un equipo de guías locales en las tres grandes localidades visitadas: Delhi, Jaipur y Agra. Para agilidad y mayor cercanía con los puntos explorados, el grupo se dividía en dos durante cada una de las visitas, porque -como me explicó muy convencida Hernando- “allí los autocares, si los quieres buenos, son pequeños”. De modo que en cada autocar iba un guía y, aunque realizaban la visita en paralelo, cada grupo contaba con una persona cercana para escuchar mejor las explicaciones. En general -me comentaba- “hemos caminado poco porque allí no existen aceras, la gente se mueve entre los coches y el tráfico es un caos, que ellos califican de ‘controlado’... Eso sí, en cuanto bajábamos de los autocares, allí nos estaban esperando un sinfín de vendedores que nos paraban para vendernos cualquier cosa, lo que complicaba cómo volver a juntar a todo el grupo”. Según cuentan casi todos, ese punto y el de las barreras arquitectónicas en algunos enclaves han constituido los principales problemas para la movilidad del grupo, “en especial cuando nos encontrábamos con escaleras sin barandillas o con trazados extraños... Ahí sí tenía que estar muy atenta y advirtiendo de las posbles barreras que encontrábamos por el camino”, comenta la animadora sociocultural. Pero todos esos leves obstáculos e imprevistos han sido parte de la aventura.
 
Así, no es menos cierto que el entusiasmo de los animosos viajeros, y su curiosidad, podían con todo. En la capital del país, Delhi, el grupo castellano-leonés tuvo la oportunidad de realizar una primera inmersión en el mundo hindú, una realidad muy distinta a su entorno habitual, con escalas como la del templo de Qutub Minar (del siglo XII), con su espectacular minarete -el más alto del mundo- y la aneja mezquita Quwwat-ul-islam; o el original y moderno (de 1986) Bahaí House, conocido como ‘Templo de Loto’ por responder su diseño a esta singular flor exótica, construido en mármol blanco. Aunque el que más le impresionó a Isabel Lago fue el Templo de Akshardham, una auténtica joya en cuya construcción participaron hasta 7.000 diferentes artistas indios, con su enorme jardín en el que se montan espectáculos que muestran la vida del dios Swaminarayan, como incursión referente en la cultura india.
 
 

Hacia el sur, hasta Jaipur y Agra

La experiencia tuvo continuidad en Jaipur y Agra, pudiendo conocer de cerca las distintas tradiciones religiosas y culturales de la India y, como resaltaba otra de las integrantes del grupo, Raquel Fernández, con la posibilidad en muchos casos de conocer al tacto sus símbolos y objetos característicos. Como en Dheli, volvió a no faltar la aventura y la sensación de exploración de nuevos mundos, como con la visita al Fuerte de Amber -del siglo XVI y que mezcla en arenisca roja y mármol blanco arquitectura hindú y mongol-, situado en las colinas y al que accedieron en elefante, como destacaba Lago, a la que también le impresionaron los tranquilos comerciantes de la conocida como ‘ciudad rosa’. Igualmente marcada en su memoria quedó la marcha en elefante para Raquel Fernández, que evocaba, a la vez, los traslados en jeep y en los populares ‘rickshaw’, motocarros de tres ruedas que funcionan a modo de taxis por las calles de la ciudad y con los que recorrieron el corazón de la vieja Jaipur.
 
Y podemos sentirnos allí, gracias al vídeo que grabaron de la experiencia.
 
Las visitas al icónico Palacio de los Vientos, al fascinante mercado (con sus delicadas 953 ventanas de color de piedra arenisca rosa) o al observatorio astronómico Jantar Mantar completaron, entre otras, una panorámica muy completa de la ciudad amurallada. Vivida además con los cinco sentidos, especialmente el olfato como insistía Raquel recordando con cariño estos días.
 
En Agra hubo igualmente importantes visitas culturales a diversos templos, destacando -cómo no- la del Taj Mahal (o ‘Corona de palacios’), del siglo XVII, con la hechicera luz del atardecer y, a la mañana siguiente, con el primer sol reflejado en sus muros de mármol blanco, según contaba entusiasmada y evocadora Isabel Lago. Se trata de un mausoleo, construido por el emperador mongol Shah Jahan en memoria de su esposa Mumtaz Mahal, considerado ‘la joya’ del arte musulmán en la India y una obra maestra mundialmente admirada. Enclaves en los que los visitantes españoles se incorporaron a los ritos y costumbres locales, incluso ataviándose con vestimentas tradicionales del país, según comenta Fernández. Y confraternizando con la población autóctona, entre la que -me confesaba Isabel- provocaba curiosidad la imagen de una mujer rubia como ella... 
 
Pudieron conocer también el Fuerte de Agra, de origen mongol; las mezquitas de Swaminarayan Akshardham (la más grande de la India) o la de Moti, de mármol blanco, semejante a una perla perfecta; el palacio de Jahangir o la gran fortaleza local, de 2,5 Km de largo, considerada la predecesora del Fuerte Rojo de Delhi. 
 

De vuelta a Delhi

Ya de vuelta a la capital del país, para cerrar el periplo conocieron el Raj Ghat, memorial en honor a Mahatma Gandhi, plataforma de mármol negro a cielo abierto que señala el punto de la cremación del gran profeta de la paz y la no violencia el 31 de enero de 1948, un día después de su asesinato, y en el que arde sin cesar una llama conmemorativa. Los edificios del Gobierno y del Parlamento de la India o el Rastharpati Bhawan, antigua residencia del virrey británico que hoy es residencia oficial del presidente de la India, permitieron a todo el grupo completar una imagen global de este país apasionante. Y todo ello, según repasaba Isabel Lago, gracias a una excelente organización y a la permanente atención de Blanca y de los guías de apoyo de Servicios Sociales de Ocio y Cultura de la ONCE.
 
En definitiva, satisfacción sincera por la experiencia la que traen todos los viajeros del enorme equipo que disfrutó de los olores, sonidos, colores y sensaciones de la India. Pese al calor, a lidiar con la gastronomía hindú, especiada y picante, al ritmo intenso de los traslados, al caótico tráfico..., Isabel reconoce que ha disfrutado intensamente y que el viaje le ha cambiado muchas de sus ideas previas: lo recomienda a todo el mundo. Mientras su compañera Raquel no duda en apostar por dar continuidad a la experiencia; y ya piensa en una nueva aventura para el próximo año, incluso de mayor envergadura y sin miedo a barreras, de ningún tipo.
 
Pilar Pichel
 
Categorias: Ocio y cultura

Nunca había visto algo así. Es una suerte trabajar en una entidad tan volcada con el bienestar de su gente. Llevo solo seis meses contratado en ONCE y una de las mayores sorpresas que me he llevado viene en la relación compañía-trabajador, el esfuerzo en Recursos Humanos, la obsesión por el bienestar del empleado y sus facilidades de adaptación. Un curso de acogida que recibir en horas de trabajo, sesiones oficiales de presentación de compañeros y equipos conectados, jornadas de cohesión de grupo, adaptaciones rápidas en el puesto en caso de necesidad... Y ONCE Innova, una iniciativa pionera en la casa que ha sido un éxito en esta primera edición, con una participación cuatro veces por encima de la estimada.

Empresas que hacen concursos para recibir ideas de su plantilla, en busca de unas mejores comodidades y prestaciones en el puesto de trabajo, no hay tantas, lamentablemente. Vendedores, administrativos, profesores, rehabilitadores, psicólogos, mandos intermedios, comunicadores, gestores... Los más de 22.000 empleados de ONCE hemos podido, durante casi dos meses, presentar propuestas y sugerencias en busca de actualizar y acomodar nuestro día a día en la Organización, favoreciendo la mayor eficacia en nuestra labor particular y promulgando ideas, al final, en beneficio de todos, también afiliados. 

Cómo funcionó ONCE Innova 2019

El proceso de invitación a la participación también denota atención: varios vídeos directos y cercanos, a cargo de diferentes caras conocidas de las distintas áreas de ONCE, han servido para motivar a la plantilla de cada departamento y división a hacer sonar su idea, a coger el megáfono y aprovechar para decir aquello que tantas veces pensó y nunca vio en clara oportunidad, también en busca de votos de compañeros, amigos y familiares, pues el sistema de votación ha sido abierto. Incluso los más de 19.000 vendedores de Juegos repartidos por toda España recibieron en sus TPV (terminal de punto de venta) un mensaje de audio animándolos a contar sus ideas para mejorar su trabajo y el de los demás. "ONCE, tu empresa, quiere escucharte".

Entre todas las ideas presentadas a ONCE Innova, algunas han arrasado en votos, como el bastón de movilidad electrónico e inteligente, un mapa accesible y en alto contraste tipo Google Maps, una nueva plataforma de teletrabajo que permita control de horarios y tareas asignadas, la búsqueda de talento con premios I+D+I en materia de nuevos Juegos ONCE, creación de una sede electrónica para documentación digitalizada, oferta clases afterwork de ejercicio físico y corrección de la postura, un convertidor de actividades culturales y de ocio de todas las delegaciones en material multimedia online, aumento de los espacios compartidos por todos los empleados para incentivar la creatividad y motivación, una App de relaciones sociales para los empleados de Grupo Social ONCE...

Más de 50 propuestas y más de 5.000 votos han hecho de ONCE Innova un éxito que, probablemente, se repetirá. Ahora, a plazo de presentación de ideas cerrado, empieza el proceso de deliberación a cargo del jurado que decidirá qué propuesta se hace con el premio y se lleva a cabo, teniendo en cuenta también, por supuesto, los números de votos, popularidad y respaldo. Lo mejor de todo es que las ideas que no resulten ganadoras no caerán en saco roto, pues la Organización aprovechará ONCE Innova 2019 para tener un cajón de feedback y posibles mejoras a aplicar de manera paulatina, recogiendo el sentir general de la plantilla y escuchando sugerencias, como decía al principio, de manera ejemplar y como solo hacen las mejores empresas y más preocupadas con la sostenibilidad y el bienestar de su plantilla.

El 16 de septiembre conoceremos la idea ganadora, las finalistas y se empezará a trabajar por la implementación de todas las asumibles y óptimas. 

 

Javi Andrés

Categorias: Educación y empleo

Un grupo de alumnos de 4º de la ESO del Centro de Recursos Educativos (CRE) de ONCE Madrid estuvimos durante 4 días de viaje de fin de curso. El destino de ese viaje fue Lisboa, lugar con encantos turísticos, culturales y de ocio. El sonido de las conteras de nuestros bastones por el empedrado luso hacia que nuestros paseos no pasaran desapercibidos.

Hemos aprovechado el viaje para adquirir cultura y disfrutar de la convivencia y de los compañeros. La visita a los principales monumentos de la capital portuguesa (la Plaza del Comercio, la Torre de Belén, los Jerónimos, el barrio alto…), un paseo en velero por el Tajo, disfrutar de los pasteles de nata de Belén, una noche con cena escuchando fado en Alfama fueron algunas de las actividades culturales que ocuparon nuestro tiempo. También fue destacable el esfuerzo por comunicarnos con las personas que encontrábamos a nuestro paso en su idioma: "bon día, boa noite, muito obrigado..." y subsanar la dificultad de llegar a entender que el frango es el pollo a la hora de pedir comida... En el aspecto culinario hay que reconocer que el bacalao, a pesar de estar en Lisboa y Portugal. no fue la estrella en las comidas, y si las universales hamburguesas y patatas fritas.

No hay que olvidarse de la parte lúdica del viaje, con un baño en las frías aguas de Cascáis, porque bañarse a 16 grados es de valientes: “Yo no me bañé, pero estuve en la arena y se estaba de lujo”, añade Antonio, uno de los alumnos.

No se quedaron atrás las compras de tranvías como estrella, tanto en imanes como en maqueta que poder tocar y para disfrutar del recuerdo, y el recorrido por múltiples plazas lisboetas cargadas de gente en fiestas. ¡Allí los españoles lo dimos todo bailando su música!. Una plaza es una fiesta en el mes de junio en Lisboa, celebrando San Antonio.

El primer vuelo para alguno de los alumnos hizo de ese viaje un momento especial. Grabar con el móvil cada instante por la ventanilla y vivir el vuelo con tanta intensidad fue una experiencia nueva e indudablemente inolvidable para algunos de ellos. En cambio, también tuvimos a quien cayó en los brazos de Morfeo de tal forma que no se enteró del despegue ni del aterrizaje en la vuelta a Madrid.

"El sonido de las conteras de nuestros bastones por el empedrado luso hacia que nuestros paseos no pasaran desapercibidos"

Desde el pasado mes de octubre estuvieron preparando los alumnos el viaje y su financiación. La venta de “Sal Valentín” y la feria del “Jabón Ibérico”, en la que los alumnos vendieron sales de baño y jabones de aceite, fueron algunas de las acciones para conseguir dinero para financiar este viaje.

Entre las opiniones de los alumnos sobre su aventura lisboeta están las siguientes:

“Fue una experiencia que nunca olvidaré, nunca había viajado al extranjero y mucho menos en avión”

“Para algunos fue la primera vez que viajábamos en avión y fue genial”

“Fue una experiencia única”

“Me encantó el viaje, pero terminamos agotados. Aunque yo si pudiera y hubiese dinero, lo hubiese alargado tres días mas"

“El viaje estuvo muy divertido”

“Nuestro viaje a Lisboa fue una pasada”

“Y luego, después de cenar, siempre íbamos plaza por plaza bailando y dándolo todo”

Y ahí va la opinión conjunta de alumnos y profes: "Sin duda una experiencia más para meter en la mochila. Gracias a todos los profesionales que nos habeis ayudado a cumplir este sueño".

Alumnos y profesores del Centro de Recursos Educativos (CRE) de Madrid.

Categorias: Ocio y cultura

“Me insinuaron que renunciara pero eso me animó a seguir”

Llegó a mi casa una comunicación para formar parte como vocal de una mesa electoral en las pasadas Elecciones del 28A y mi primera reflexión fue si podía desempeñar esta función de servicio a la comunidad.  Seguramente, dada la importancia del encargo, además de la responsabilidad que entraña, cualquier ciudadano debería plantearse esta cuestión, pero especialmente si tiene una discapacidad visual grave como es mi caso. Este fue mi primer planteamiento: ¿Qué tareas tengo que realizar como vocal de una mesa electoral?. Manos a la obra. Solicité a la junta electoral provincial el manual correspondiente, que me remitieron vía correo electrónico. Tras un par de lecturas me decidí. ¡¡Con las adaptaciones necesarias puedo hacerlo!!
 
Por el mismo medio de contacto, remití mi solicitud de necesidades, ordenador, programas, adaptaciones... en definitiva, un puesto en mesa electoral adaptado, tal como encuentro mi puesto de trabajo todos los días en la ONCE. La primera respuesta no se hizo esperar, llegó al día siguiente, esta vez, con una llamada telefónica. Sin mucha insistencia, pero la recomendación inicial fue: ”es mejor que renuncie usted; su propuesta es complicada llevarla a cabo”.
 
 

¿Barreras autoimpuestas? No

Estas dudas me animaron mucho más aún a seguir adelante: “Es bien sencillo, yo trabajo todos los días con esos medios y la administración electoral me los puede proporcionar con la colaboración de la ONCE”. Esa misma mañana recibí una llamada del Ayuntamiento, una señorita muy amable me dijo que contactarían con la ONCE para solicitar voluntarios para que me acompañaran y asistieran ese día en la mesa electoral. Mi respuesta fue que eso no es lo que le había solicitado a la junta electoral, los medios que he solicitado son los que necesito, no otros. Un día después, me indican desde la Delegación del Gobierno que la Junta Electoral había autorizado mi solicitud y pedían la colaboración de la ONCE para instalar las adaptaciones. Tres días antes del 28A todo estaba listo.
 
La verdad, sentí una gran satisfacción porque los ciudadanos tenemos derechos y deberes, e igual que solicitamos los derechos, siempre que creamos que es posible, tenemos que solicitar cumplir también esos deberes en igualdad.
 

"Yo trabajo todos los días con esos medios y la administración electoral me los puede proporcionar con la colaboración de la ONCE"

 
Y llegó el día de las Elecciones, domingo 28 de abril de 2019. Un día electoral especial por diferentes razones. Para las personas con discapacidad intelectual porque se trataba de su primera vez, parece increíble pero hasta ese día no habían podido votar. Por cierto, pude ver horas después de la apertura de la mesa la cara de satisfacción de un elector con esa discapacidad que votó por primera vez. También era un día especial porque en mi caso ese domingo pasaría la jornada de elecciones detrás de una mesa electoral;  siempre había estado delante de esta, no más de 5 minutos y sin fijarme mucho en lo que hacían.
 
La constitución y apertura de la mesa se produjo con toda normalidad, al igual que el desarrollo de toda la jornada electoral. Con los primeros votantes, pude comprobar que me podía desenvolver con toda normalidad, incluso mis compañeros de mesa y funcionarias de la administración allí presentes se sorprendían de la velocidad en la búsqueda de los electores: claro, jugaba con ventaja con la ayuda de mi Pc. Los censos y demás documentos facilitados en papel, contienen una fuente (letras y números) de tamaño demasiado pequeña y para tratar de garantizar la ausencia de errores en el subrayado de los electores que iban votando mis compañeros tenían que utilizar una regla. Yo, los seleccionaba como que habían votado.
 
Llegó la hora del cierre de la mesa tras doce horas de permanencia en el colegio electoral. En este apartado hay varios procesos, incorporación de voto por correo a las urnas, voto de los miembros de la mesa, apertura de las urnas e inicio del escrutinio y confección de actas; de estos procesos unos son más accesibles y otros menos o nada para una persona con discapacidad visual si no se ponen o existen los medios para ello. En este caso, el equipo de la mesa, fue muy resolutivo y se realizaron los repartos de tareas de forma muy coherente. Es necesario e imprescindible para mí, hacer aquí un apartado especial, para agradecer a Aday, el presidente de la mesa, Fernando, el otro vocal, a María y Gerónimo  Manuel, funcionarios colaboradores de la administración pública, Manuel, responsable del mantenimiento del IES sede del colegio electoral, su excelente disposición, profesionalidad  y trato amable.
 
Para no dejar cabos sueltos pero tampoco sin querer ofrecer una lección magistral ni mucho menos de esta experiencia, si me gustaría exponer algunas opciones de mejora en la accesibilidad de los documentos que se manejan, para futuros procesos electorales desde el punto de vista de persona con discapacidad visual, en mi corta  experiencia como miembro de una mesa en un colegio electoral.  En este momento, existen medios técnicos más que suficientes para poder hacer todos los procesos que se realizan en una mesa electoral accesibles para una persona con discapacidad visual, e incluso para una persona con ceguera total. Desde la identificación del elector de forma electrónica a través de un lector de DNI, hasta la confección de las actas con un modelo practicable mediante un procesador de textos ordinario.  Es evidente que estas necesidades podrían estar cubiertas realmente si las mesas contaran con medios técnicos. El momento más crítico para hacerlo accesible es el recuento de los votos, pues las papeletas no son un soporte escrutable de forma electrónica; aun así, se lograrían fórmulas asequibles. Para ello la administración tendría que apostar por una verdadera digitalización en este terreno.
 
No obstante lo anterior, sí que se pueden dar pasos sencillos, en favor de la accesibilidad y en la mejora de los procesos electorales con muy poco coste: todas las mesas electorales deben contar con un ordenador y todos sus periféricos, incluida impresora. Todos los documentos a utilizar por parte de los miembros de las mesas digitalizados, practicables y en formatos accesibles para personas con discapacidad. En caso de participación de una persona con discapacidad visual grave o ceguera total, en cualquiera de los puestos de una mesa, deberán contar con las adaptaciones que requieran. Son pasos asumibles y relativamente sencillos. Estas mejoras, no solo propician la inclusión, si no que mejoran notablemente las condiciones de trabajo de las personas que esos días de elecciones, de forma “voluntariamente – obligatoria”, sin, o con discapacidad visual, sirven a la comunidad.
 
 
No quiero finalizar este artículo sin reiterar y destacar aquí de forma muy especial, mi agradecimiento a todas las personas que han participado en este proceso de consecución de este logro de inclusión, que me ha permitido demostrar que esta tarea también se puede desarrollar con los conocimientos suficientes, los medios adecuados y la voluntad de las administraciones, pero sobre todo, como siempre, de la voluntad de las personas.
 
La experiencia fue satisfactoria.  
 
 
José Antonio López Mármol
 
 

 

Categorias: Accesibilidad

Publicador de contenidos

Publicador de contenidos

Síguenos en:

Twitter

Contenido - Acerca de la ONCE

Acerca de la ONCE

El compromiso de la ONCE es hacer realidad las ilusiones de miles de personas con discapacidad y de sus familias. Y todo ello (educación, empleo, accesibilidad, nuevas tecnologías, ocio, deporte...) lo logramos gracias a la solidaridad de la sociedad española que, día a día, año tras año, confía en nosotros, acercándose a los vendedores de la Organización y al resto de establecimientos autorizados para la venta de nuestros productos, conocedores de nuestra labor, sabiendo que, si nos necesita, en la ONCE y su Fundación, estaremos a su lado.

Y todo ello lo hacemos con la garantía de ser la única marca en España con el sello de Juego Responsable, con las certificaciones nacionales e internacionales más severas, y que sólo la ONCE ha alcanzado en el ámbito del juego, un aval más de la integridad de nuestra gestión.

Para más información: www.once.es