Blogs

RSS

Ante mí, en la lenguaraz redacción del periódico, inmóvil sobre mi mesa, la gélida estepa siberiana de un implacable folio en blanco me contempla, reflejándose en la negra pantalla del monitor en standby del ordenador. Yo con las manos en la nuca, como un prisionero, mirando al techo desde el asiento de mi silla ergonómica ya discapacitada, a esperar que me hable (el techo): mi trabajo. Rey, Julio. Destilar por el alambique inconveniente de la sátira la noticia del día, es el primer paso. Crear el concepto de una viñeta de opinión, un editorial cartoon, en acertada definición anglosajona, es el segundo y un arriesgado paseo sin excentricidades por una línea de alambre, fronteriza entre la mueca convexa de mimo triste con semblante de Buster Keaton  o la desbocada risotada cóncava y afónica de un Harpo Marx que “no es que fuera mudo, si no que no tenía nada que decir” en traducción libre del “moc, moc” de su bocina, revelada en la “parte contratante de la primera parte” mecanografiada en papel timbrado y omitida sin contemplaciones, mientras perfilaba su bigote con betún, por Groucho.

Gallego y Rey seguimos teniendo cosas que decir (o que dibujar) no hemos enmudecido en treinta y cinco años, más de tres decenios que ya han comprobado cómo cuatro presidentes de Gobierno se iban pareciendo, legislatura a legislatura, a su caricatura. Rajoy, Mariano; Trump; Espe; Isabel II; Putin; Gallardón; Hugo Chavez; Chaves, Manuel; Lady Di; Cascos, Álvarez; Bono, José; Del Bosque; Montoro; Zp; Florentino; Soraya; Messi; Sánchez y Susana; CR7; Letizia, Doña; Puigdemont; Aznar, José María; Bárcenas, Pujol, Rato, Correa, El bigotes… Bueno y todos esos. Artesanía. Placa radiográfica socarrona que caza al vuelo la mirada huidiza de adentro. Infalible retrato robot del seis y el cuatro, moldeadas caras de irónicos retratos, herederos de los divertimentos exagerados de Da Vinci y las togas arrogantes puestas en solfa por la rebeldía sorda de Honoré Daumier. Caricatura. Gallego, José. 

La tinta Winsor and Newton con reflejos de azabache, pide a gritos desde su tintero descorchado un buchito de agua “por tu padre”, para poder resbalar a su gusto por el tobogán de la plumilla Guillot “tres cero tres” hasta el papel, abstrayéndose de su rutina de políticos, divos del balompié, “societes” y “royals” envueltos en brillos cegadores y triviales de hueco y frívolo couche. La ONCE al rescate.

Primero fue el encargo de un manual para “los que vemos”, que nos guiara, sirviéndose del humor,  por el diferente mundo de aquellos que “solo porque carezcan del uso de sus ojos no significa que carezcan de visión” que nos ha dejado dicho Stevie Wonder. “¡Ojo!”. Viñetas cómplices, limpias de polvo y paja transitando por la normalidad de la diferencia: charcos que no suponen obstáculos de la mano del visionario Colón o espermatozoides ciegos que no pierden la puntería, afinada por su óvulo guía. Un reto creativo que nos supuso un desahogo y, ¡ojo!, por encima de todo, una impresión de orgulloso deber cumplido, de sentir que nuestro trabajo se “había hecho mayor”, de ser algo más que un  afán “estrafalario”, como lo definió el añorado magistral de todos aquellos que transitamos entre viñetas, Antonio Mingote. De ser públicamente útiles. Rotundo sentimiento de satisfacción, parejo al que en ocasiones se materializa cuando algún esporádico pleno dibujado consigue arrancar generosas sonrisas.

A nuestro lado, esperando también el beneplácito de la figura verde del semáforo, puede estar cualquier día alguien que no puede verlo. Podría escuchar el pip, pip, pip, la señal audio de “cruce”, pero ¿y si tampoco? En España, el número de personas sordociegas ronda las 6.000, un bastón blanco y rojo, “como la camiseta de Wally”, los distingue. El bastón Wally, la nota estándar de solicitud de ayuda que nos muestran y un halo de voluntad inquebrantable que los corona y distingue. ¡Ojo!... ¿Oído?, el segundo encargo de la ONCE de un manual para “los que vemos”, ha sido nuestra segunda tabla de salvación, la de G&R: Rajoy, Mariano; Trump; Espe (...), bueno, y todos esos... De nuevo hicieron negro mutis de Winsor and Newton por el foro y la ONCE, samaritana, volvió a conseguirlo: otra vez otorgó marchamo de utilidad pública a nuestro trabajo y de nuevo nos puso en la senda creativa de positivas viñetas cómplices, limpias de polvo y paja, transitando por la normalidad de la diferencia, trazos de humor cómplice con aquellas y aquellos sordociegos que, a diferencia de mi discapacitada silla ergonómica, día tras día tachan mentalmente “dis” de su categórica y singular capacidad, con ejemplar coraje. Gracias.

 

Julio Rey

Categorias: Sordociegos

En la ONCE celebramos el Día Mundial de la Visión manteniendo nuestro firme compromiso con la investigación. La ceguera es un problema mundial, lo que hace obligado concienciar sobre la importancia de su prevención  y el necesario tratamiento de la pérdida de visión.

Desde la ONCE, entre las numerosas actividades que realizamos para mejorar la calidad de vida de las personas con ceguera y con discapacidad visual, insistimos especialmente en dos vertientes: la detección y el apoyo a nuevas áreas de investigación en colaboración con universidades, empresas, centros de investigación y entidades públicas y privadas; y el apoyo mediante investigación genética a las personas ciegas que quieren conocer el origen de sus enfermedades oculares y sus posibilidades de transmisión.

En el primer aspecto, por ejemplo, sólo en 2018, apoyamos investigaciones sobre DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad) junto a la Universidad de Salamanca, o con el proyecto conjunto que engloba a la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud, CABIMER y la Universidad de Sevilla. Estudiamos las distrofias hereditarias de la retina, para las que hoy en día no existe cura y afectan a 15.000 personas en España, junto al Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL); o investigamos, junto al IIS La Fe de Valencia, el síndrome de Usher, una enfermedad rara de origen genético que combina sordera y ceguera, debida a la retinosis pigmentaria.

Además, en nuestro afán por identificar las causas de enfermedades oculares hereditarias, establecimos hace ya 18 años nuestro Programa de Asesoramiento Genético junto al Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD) que, hasta el momento, ha beneficiado a unas 1.700 familias en toda España.

Este programa, desarrollado por el Departamento de Genética del IIS-FJD, nació en el año 2000 con el objetivo de conocer las causas genéticas de las enfermedades oculares hereditarias y de su mecanismo de transmisión. De todas las patologías oftalmológicas causantes de ceguera o deficiencia visual, un elevado porcentaje son de carácter hereditario, de ahí la importancia de llevar a cabo un seguimiento oftalmológico de estas enfermedades y, a la vez, un estudio genético para identificar los genes implicados en una determinada patología.

En estos años, el programa ha abierto la puerta a posibles nuevos tratamientos, y ha permitido la participación de numerosas personas con mutaciones genéticas conocidas en ensayos clínicos para el desarrollo de nuevos tratamientos. Asimismo, en estos tres lustros los especialistas del Departamento de Genética del IIS-FJD han trabajado con los pacientes y sus familias, aportándoles información sobre las posibles formas de prevención de las enfermedades y sobre la mejora de sus síntomas. Cada año, alrededor de 100 personas acuden a este servicio de asesoramiento de patología ocular ofrecido por la ONCE a sus afiliados.

Y no olvidamos a los más pequeños, por lo que trabajamos codo a codo con el Instituto de Investigación Sanitaria Aragón para desarrollar un dispositivo que detecte de modo fiable y reproducible defectos campimétricos en la población infantil. La ausencia de medios diagnósticos para explorar los distintos aspectos de la visión en niños pequeños o en pacientes no colaboradores retrasa o dificulta la detección precoz de trastornos visuales y su correcto diagnóstico.

Por todo ello, en el Día Mundial de la Visión, insistimos en la importancia de la prevención y el tratamiento: según la Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera (IAPB), el 28% de los españoles nunca ha acudido a la consulta de un oftalmólogo, y cuatro de cada cinco casos de ceguera (80%) podrían evitarse...

¡Mira por tus ojos, y haz tus revisiones oftalmológicas regularmente!

Categorias: Investigación

Si a estas alturas de la historia de la humanidad sabemos que, jugando, los niños desarrollan su motricidad, inteligencia y creatividad, aprenden a conocerse descubriendo sus preferencias,  habilidades y aptitudes personales, y disfrutan compartiendo sus juegos, y por otro lado somos conscientes de que la mayoría de las personas adultas desaprovechan sus horas libres, al no haber aprendido a emplearlas de forma creativa, variada y placentera, ¡a qué esperamos para dedicarnos con auténtico afán a educar para el tiempo libre!

Tendríamos que preparar, a niños y adolescentes, para aprovechar su tiempo de ocio para obtener la máxima nota por practicar y compartir la gama más amplia de las actividades lúdicas que ofrezca su entorno. Prepararles para que disfruten su tiempo libre es el regalo educativo más generoso e importante que podemos hacerles tanto los padres como los educadores.

En los recreos, necesitan que organicemos diferentes espacios con variedad de juegos al aire libre que les permitan encontrar los más acordes con su personalidad. Los días de lluvia son la ocasión perfecta para que aprendan juegos de mesa o hagan manualidades y otras actividades recreativas en espacios cubiertos. En las familias, es imprescindible impulsarles a jugar en el parque y a estar activos dentro de casa sin permanecer enganchados al televisor o a los juegos electrónicos.

Durante la infancia, desde los primeros meses, si se lo permitimos, los niños dedican todo el tiempo que están despiertos a jugar. Observan su entorno y se mueven sin parar. Necesitan descubrir su mundo, conocerse a sí mismos y aprender a relacionarse con otros niños. El aspecto social lo desarrollan sobre todo en la niñez, jugando. Más adelante, durante la adolescencia, necesitan tomar decisiones respecto al empleo de su tiempo libre sabiendo elegir las actividades lúdicas de su preferencia y compartirlas con su grupo de amigos, sin dejarse arrastrar por intereses ajenos a los suyos, disfrutando de una manera sana consigo mismos y su entorno.

Si queremos que se eduquen integralmente: cuerpo, mente y espíritu, y que sepan disfrutar de su tiempo libre para beneficio de toda la sociedad, tenemos que enseñarles a organizar y emplear ese tiempo exactamente igual que les enseñamos a organizar y emplear su tiempo de estudio.  Y qué mejor momento para la inclusión.

¿Nos ponemos manos a la obra para lograrlo? ¡Anímate a participar en el 35 concurso de la ONCE ofreciendo ideas para un recreo inclusivo! ¡Contamos contigo!

 

Maite Vallet Regí
Pedagoga, formadora, asesora de comunicación
teach&team

ONCE 35 Concurso - Vídeo OnFologüers

 

Categorias: Educación

En estos días de ilusión por la llegada del nuevo curso, muchos profesionales de la ONCE estamos especialmente satisfechos por la llegada a las aulas de “Braitico”, el nuevo método braille para la alfabetización y competencia lectoescritora de los estudiantes ciegos.

Pero tenemos que remontarnos unos años atrás, con el nacimiento del grupo de trabajo sobre la Didáctica del Braille, creado por mediación de la Comisión Braille Española (CBE), con el objetivo de elaborar una nueva metodología que aunase el conocimiento y la práctica de tantos años de experiencia profesional por parte de los técnicos de la ONCE con los nuevos avances en la didáctica en general y en las tecnologías.

Más de veinte profesionales de diferentes centros y equipos iniciamos entonces un recorrido emocionante: escribiendo las bases teóricas de la nueva didáctica; diseñando y desarrollando el modelo; ultimando los materiales físicos y tecnológicos; realizando las primeras pruebas con alumnos; la formación de profesores; y hasta eligiendo el nombre, que finalmente fue Braitico, un término que aúna el Braille –origen de todo- y las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), claves en el proceso.

Porque Braitico va mucho más allá de la enseñanza del código braille. Se trata de un método de alfabetización braille inclusivo, preparado para poder ser utilizado tanto por niños con ceguera o discapacidad visual como por cualquier niño con visión, basándose en una seria de principios:

- La enseñanza del braille va más allá de la enseñanza de un código; es una completa alfabetización, el aprendizaje de todos los procesos que llevan a poder leer y escribir para el intercambio de experiencias, conocimientos y sentimientos a lo largo de la vida.

- La base del aprendizaje son la motivación, el respeto al ritmo individual de cada niño y el disfrute de la tarea, evitando el estrés.

- La eficacia en el braille dependerá no solo de estos factores, sino de todos aquellos relacionados con la habilidad para hablar y escuchar, las experiencias vitales y el vocabulario significativo del niño, y sobre todo, del deseo de comunicarse.

- El manejo de las TIC favorece la autoestima, la motivación y la inclusión en el conocimiento del braille, lo que hace recomendable su utilización desde los inicios del aprendizaje.

- Por todo esto, Braitico consta de cuatro módulos, que encajan casi a la perfección con las etapas de alfabetización de los menores, desde el nacimiento hasta la madurez lectoescritora:

Manitas

Los “peques” tienen entre 0 y 2 años y necesitan contar con habilidades previas al braille. Con este módulo tratamos de despertar el deseo por el mundo y proporcionar experiencias vitales al bebé, a través del tacto y la identificación.

A punto

Con edades de entre 2 y 4-5 años arranca la prelectura y preescritura en braille. Ahora iniciamos el aprendizaje intencional, con un mayor protagonismo del niño y el trabajo en el plano donde se desarrolla la actividad.

Brailleo

?De verdad estoy ya aprendiendo a leer, con menores de entre 4-5 y 7-8 años.  Aprenden las letras y los números en braille y, a partir de ahí, las palabras, la frases, los signos. Es el módulo de la lectoescritura como tal. Leen y escriben.

Súper braille 4.0. 

Con más de 7-8 años y menos de 12-13 ya se sabe leer y escribir braille. Ahora, el ordenador ayuda cada vez más. Se maneja un programa didáctico de eficacia y agilidad lectoescritora. La tecnología hace más divertida la lectura y la escritura y abre la puerta a otras mil facetas de la vida.

Cada uno de los módulos consta de materiales manipulativos, en relieve, en braille y tinta y una aplicación informática para maestros y alumnos (la informática está presente en todas las etapas). Se trata de un material didáctico pensado y diseñado por profesionales de la educación de personas con discapacidad visual, si bien su contenido se presenta de forma lúdica para favorecer la motivación y la inclusión del alumno. Por tanto, para optimizar su potencial, es importante el conocimiento de los planteamientos psicopedagógicos establecidos en las guías didácticas disponibles en la aplicación informática.

Está a la disposición de todos los profesionales que tengan alumnos ciegos en las aulas y de aquellos que tengan la inquietud por conocer nuevos territorios educativos y hacer de la inclusión una máxima en nuestras escuelas. Los profesionales de la ONCE estaremos siempre a su lado, y al de los alumnos ciegos, para que sean unos alumnos más y lleguen donde sus capacidades les permitan.

Elena Gastón López
Maestra. Técnico de la ONCE

ONCE Braitico

 

Categorias: Educación

Al grito de “Conocemos Europa”, un grupo de 45 alumnos y alumnas ciegos de nueve a doce años de distintas localidades de Andalucía, Extremadura y Ceuta, junto a sus maestros y profesionales de la ONCE, han emprendido un viaje por el viejo continente sin salir de Sevilla. Y, qué mejor forma de simular un viaje que haciéndolo a través de su cultura, sus costumbres, su música y su gastronomía. Y es que estos chavales venían con ganas de ¡comerse el mundo! y, al mismo tiempo, aprender las habilidades necesarias para que el viaje concluyera con final feliz.

Para ello, los alumnos se dividieron en 6 grupos repartidos en los distintos apartamentos del Centro de Recursos Educativos (CRE) de la ONCE en Sevilla, donde elaboraron distintas recetas sencillas de distintos países: croissants franceses, pastelitos de Belén de Portugal, paninis italianos y la tarta Sacher de Austria. Además, pudieron hacer una degustación de distintos tipos de pasta, reconociendo y tocando su forma en crudo, y saboreándolas junto a distintas salsas ya cocinadas.

Y claro, llegó el momento cumbre de la cena, donde poder probar y compartir todas las recetas que habían elaborado. Todo muy rico, aunque algunas caras parecían decir lo contrario...

Al día siguiente, en cuanto se despertaron, todos los alumnos saltaron corriendo de sus camas, pues no querían llegar tarde al aeropuerto y perder su avión. En cuanto desayunaron, cogieron un autobús que les llevaría al aeropuerto de Sevilla. ¡Qué nervios! Y qué divertido puede resultar pasar el control de seguridad, que hay que quitarse de todo para que no piten los detectores; identificar los lugares de embarque y demás actividades. Tras una agradable visita por el aeropuerto, donde les mostraron y explicaron las distintas estancias y actividades que allí se realizan, los alumnos volvieron al CRE para comer, y disfrutar de un rato de tiempo libre, en el que los futbolines no pararon de girar y girar.

Haciendo las maletas

Por la tarde, se dividieron los alumnos en cuatro grupos que, a través de cuatro talleres rotativos, irían viajando por algunas ciudades europeas.  Antes de comenzar su viaje, el primero de los talleres les ayudaría a conocer algunas de las principales capitales europeas, y descubrir sus costumbres, arquitectura más famosa, comida, idioma, etc. Porque, si no lo tenían claro, podían acabar viajando a Francia en busca de una pizza carbonara, o llegar a Londres buscando la torre Eiffel.

Uno de los talleres era además muy completo y consistía en aprender a preparar su viaje: la maleta, los billetes, la documentación, las reservas..... ¡Cuántas cosas hacen falta para viajar!

El siguiente taller les condujo a Reino Unido, donde pusieron a prueba sus conocimientos y habilidades lingüísticas con el inglés, practicando algunas de las frases más importantes y básicas para comunicarse, desde pedir una habitación o gestionar una reserva, sacar un billete o preguntar por un lugar u objeto perdido, sin olvidar las frases de cordialidad para saludar a alguien y hacerse entender. 

Después, prosiguieron el viaje de una forma muy especial y divertida, a través de la música típica y característica de cada país. Así, recorrieron entre otros, Francia, Italia, Alemania, Escocia, Irlanda y, como no, Portugal y España. Pero antes de abandonar este viaje musical, todos se unieron en un gran círculo, para bailar una conocida danza griega, el Sirtaki, en la que el paso cruzadito hizo que más de un grupo acabara por el suelo muerto de risa.

Después de este intenso viaje, llegó la hora de cenar y recuperar fuerzas, para disfrutar del último rato de tiempo libre. Al día siguiente, su viaje acabó regresando en tren, o en barco, a sus distintas ciudades y pueblos de origen, con mucha pena de que el viaje europeo hubiera durado tan poco, pero convencidos de que pronto tendrían otra ocasión de volver a encontrarse para seguir superando fronteras, ahora, con muchas más capacidades para hacerlo.

Equipo de Especialistas y Educadores del CRE de Sevilla 

Categorias: Educación

Publicador de contenidos

Publicador de contenidos

Síguenos en:

Twitter

Contenido - Acerca de la ONCE

Acerca de la ONCE

El compromiso de la ONCE es hacer realidad las ilusiones de miles de personas con discapacidad y de sus familias. Y todo ello (educación, empleo, accesibilidad, nuevas tecnologías, ocio, deporte...) lo logramos gracias a la solidaridad de la sociedad española que, día a día, año tras año, confía en nosotros, acercándose a los vendedores de la Organización y al resto de establecimientos autorizados para la venta de nuestros productos, conocedores de nuestra labor, sabiendo que, si nos necesita, en la ONCE y su Fundación, estaremos a su lado.

Y todo ello lo hacemos con la garantía de ser la única marca en España con el sello de Juego Responsable, con las certificaciones nacionales e internacionales más severas, y que sólo la ONCE ha alcanzado en el ámbito del juego, un aval más de la integridad de nuestra gestión.

Para más información: www.once.es