Blogs

RSS

Día de la lectura en voz alta

Homenaje al padre que leía a su hijo ciego

Cada primer miércoles de febrero, desde 2010, se celebra el Día mundial de la lectura en voz alta, por sus numerosos beneficios y por su función histórica; de justicia es celebrarlo.

Quiero dar gracias a quienes leen en voz alta para las personas ciegas creando audiolibros en formato Daisy, como uno de los servicios que nos presta la ONCE haciéndolos accesibles al poder navegar por ellos y dejar marcas, a modo de subrayados. Pero más aún, gracias a las personas que me leen los carteles cuando asisto a una exposición o cuando, paseando por las calles, me cuentan lo que puede leerse aquí y allá. Gracias eternas a mi padre que, venciendo al sueño y a la ignorancia de hombre trabajador de campo, me leía los manuales de Historia cuando me estaba quedando ciego.  Seguro que, para ti, que me lees, acaso en voz alta, también resultará motivo de celebración: recuerdas cuando te leía cuentos tu abuela, o cuando te has emocionado al escuchar la lectura de una historia fascinante. Sí, eso es, ¡¡feliz Día de la lectura en voz alta!! 

Por todo ello, imagino: la heredera Carlota es la última de una estirpe de mujeres que leen en voz alta. Ya es anciana y no ha tenido hijas. Su vista está muy cansada, después de tantos y tantos libros, cuentos y poemas que ha leído a lo largo de su vida. Su madre le enseñó el oficio y la hizo sentirse orgullosa de lo que era, aunque en el siglo XXI su función cada vez sea menos valorada en una sociedad tecnológica y alfabetizada. Su madre, Elena, le hablaba, con brillo en los ojos y emoción en la voz, de sus antepasadas, todas mujeres lectoras. En la memoria se perdía dónde empezó todo. Acaso fuera en alguno de los palacios venecianos o en un harén de Estambul, imitando a Sherezade. 

Luego hubo una que leyó en las fábricas de tabaco de La Habana, donde se liaban los cigarros que, luego, llevarían el nombre de Montecristo por el famoso personaje de Jules Verne. Le habló de otra lectora que ejerció al servicio de una duquesa en la corte imperial de Viena. También las hubo que leyeron para niños en orfanatos y para ancianos en asilos. Hasta hubo una que enseñó a las geishas japonesas el valor de la lectura para cautivar a sus clientes al tiempo que les servían el té. De todo eso le hablaba Elena a Carlota durante los momentos en que renegaba de su destino. A la muchacha le habría gustado dedicarse a otra cosa, pero los años se empeñaron en no dejarla abdicar. Y, pese a todo, aprendió a amar las historias. Sus deseos de rechazo fueron cediendo al comprobar que lo que hacía generaba momentos felices. 

Fue cuando acompañó a su madre a leer a una residencia de personas mayores. Cómo se emocionaron los que la escuchaban viajar con la palabra. Vio lágrimas de emoción y gestos entregados. Aprendió entonces a poner el alma en la voz, a modular el tono, a transformarse cuando abría el libro que tocara. Carlota ahora ya casi no puede leer, pero sí recordar. Recuerda los libros leídos para aquel señor ciego y para aquellas mellizas a las que entretenía mientras la madre trabajaba en el turno de noche como enfermera y a otros muchos clientes. No todo ha sido bueno, claro. Ha habido quien la ha despedido con desprecio, o quien la ha hecho sentirse fracasada. Toda una vida dedicada a leer en voz alta, unas veces, dramatizando, otras siendo neutra interlocutora entre el papel y el oyente. Ha leído en estudios de radio, en casas particulares, en colegios… Carlota no sabría con qué historia quedarse ahora que va a ser ella quien escuche. Su madre falleció con un libro en las manos, ella… quién sabe. Eso sí, sabe que no lo hará sola pues la van a acompañar los personajes de tantos y tantos libros a los que ella ha dado vida, gracias a su voz. 

Alberto Gil
Historiador, técnico braille, experto escuchante 

 

Cuando hace cinco años y medio lancé la campaña “Soy sorda, no disminuida, aunque lo diga la Constitución”, en change.org, para reformar el artículo 49 de la Constitución, no pensé que fuera a tener el impacto que tuvo; que me llamarían para comparecer en la Comisión de Políticas Integrales de la Discapacidad de la Cámara Baja, y que presenciaría mucho tiempo después la votación de la reforma en el Pleno del Congreso, que se celebró en el Senado. Estaba nerviosa, lo confieso. Y no quería. Desde el principio he dicho que hasta que no lo vea publicado en el BOE, negro sobre blanco, no cantaré victoria. Pero estaba nerviosa. Además, el murmullo del hemiciclo subía hasta la tribuna y se escuchaba muy mal.

 

Todos y cada uno de los grupos parlamentarios fueron exponiendo sus razones para apoyar o no la reforma de este artículo, y llegó el momento de la votación. Fulanito de Tal, sí, Menganito de Cual, sí, Zutano de Tal Cual, no, sí, sí, sí, sí, no, sí… y aquello era eterno. ¡Qué votación más larga! Cuando el presidente de la cámara dio el resultado -312 de los 350 diputados del Congreso apoyaron la reforma del ya famoso artículo 49 de la Constitución- arranqué a aplaudir y a abrazar a todo el mundo. A mi amiga Carmen Arana, que vino expresamente desde Barcelona, a la gran Ana Peláez, a Luis Cayo, a mis compañeros de Servimedia, a Iñigo Alli y a Jordi Xuclà, que acudieron también a la votación; por abrazar, abracé hasta a la ujier que vigilaba que el público de la tribuna no se desmadrara y nos tuvo a raya toda la sesión. Fue a regañarme, y yo le di un abrazo y le dije: “No me regañe, mujer, que es un día histórico”.

Me salía una mezcla de risa y llanto, y un “no me lo puedo creer” a cada rato. Porque ha sido un camino largo, lleno de sinsabores, de ninguneos, de incomprensión, de mucha pedagogía de la discapacidad, y también repleto de las más de 80.000 firmas que recabó mi petición en change.org de gente maravillosa que me ha apoyado y ha difundido la campaña. Y en ese momento, pensé en todas esas personas que no dudaron en respaldar esta vieja reivindicación del CERMI, que había caído en el olvido hasta 2018.  Pensé también en Federico Mayor Zaragoza, padre del famoso artículo 49, que me escribió y me trasladó su apoyo a mi iniciativa y el subidón que su respaldo me dio. Conversar e intercambiar impresiones con él en persona fue un lujazo.

Las personas con discapacidad nunca más volveremos a ser disminuidas que necesitamos tratamiento y rehabilitación. Y yo he sido parte impulsora de ese cambio. Eso nadie me lo podrá quitar.  Ha sido un viaje largo y duro. Pero merece la alegría.

 

Vicky Bendito
Periodista
Trabajadora de Ilunion Comunicación
Activista de la #discapacidad

Categorias: Discapacidad

¿Habéis probado alguna vez una taza de Cola-cao con zumo de naranja? Yo sí, de hecho no se me olvidará nunca.

Os preguntareis, ¿y esto a qué viene? Pues a que si os fijáis, un tetrabrik de leche tiene exactamente el mismo aspecto y forma que el del zumo… o que el del vino blanco o un caldo de pollo.

Leyendo un tetrabrik en braillePuede que sea un detalle insignificante para la mayoría, pero para las personas que tenemos discapacidad visual grave supone la diferencia entre ser autónomos y pasar a estar en igualdad de condiciones o no, ya que sin algo tan esencial como la inclusión del código braille en los envases, dependeremos eternamente de alguien para saber qué productos utilizamos.

El sistema braille lleva ya casi 200 años entre nosotros y fue la consecuencia de que una persona ciega, el francés Louis Braille, tomara la decisión de crear una herramienta que permitiera a las personas sin visión poder leer y escribir.

¿Quién no ha visto una botonera de ascensor en braille o un medicamento con esos puntitos tan característicos? Pues os sorprendería la cantidad de aplicaciones que tiene el braille en el día a día de una persona ciega o con deficiencia visual grave.

Marina tocando el piano y leyendo una partitura en brailleLos seis puntos que conforman un cajetín braille correspondiente con cada carácter forman un total de 64 combinaciones, las cuales se usan no solo para las letras y los números sino también para escribir en cualquier idioma, en partituras musicales, para anotar partidas de ajedrez, etc. Y no podemos olvidar que cada vez más podemos encontrar cartelas explicativas en museos y diferentes monumentos, que nos acercan la cultura y el arte para que con nuestras manos conozcamos un poquito más la historia.

Este sistema, además, permite que las personas, puedan ejercer en igualdad de condiciones un derecho tan básico como votar de forma independiente en unas elecciones.

Durante muchos años, y aún hoy día, se tiene la idea de que el braille es algo obsoleto, pasado de moda o que resulta tan lento y tortuoso que no sirve para nada. Pues permitidme que lo pongamos en duda porque gracias a él, combinado con el uso de la tecnología, muchas personas trabajamos a diario con dispositivos como teclados, anotadores o líneas braille; por no hablar de esos fantásticos juegos de mesa que nos regalan momentos divertidos y lúdicos con familia y amigos.

Y si es por problema de espacio… eso está solucionado con la colección de libros en formato de bolsillo que el Servicio Bibliográfico de la ONCE tiene a disposición de los usuarios, así como fantásticos mapas en relieve con sus claves en braille que nos ayudan a hacernos una idea de cómo es el mundo.

El aprendizaje del braille es una tarea y un compromiso con los que la ONCE pretende alfabetizar a los más pequeños, poniendo a su alcance cuentos multiformato o recursos manipulativos que les permitan leer y escribir como el resto del alumnado de sus centros. Aunque no podemos olvidar que la discapacidad visual es algo que cualquier persona puede adquirir de forma repentina o que progresivamente va llegando con la edad.

En este sentido, recientemente se ha puesto en marcha un método de aprendizaje de enseñanza del braille para personas adultas llamado “Ponte a Punto”, que pretende acercar el código de forma amigable y dinámica a aquellas personas que creen que por perder visión, también han perdido la oportunidad de divertirse.

El braille no solo sirve para leer una novela, sino para poder echar una partida de cartas con los compañeros, y habrá quien únicamente lo quiera para identificar el botón correcto en el ascensor de su edificio; lo que sí es cierto, es que el braille sigue más vivo que nunca, dándonos grandes alegrías, y permitiéndonos seguir creyendo en un proyecto en común, que nos une y nos hace tener una seña de identidad.

Marina Rojas
Jefa del Departamento de Comisión Braille Española y Etiquetado

Categorias: Servicios sociales Ocio y cultura Autonomía

¡Hola! Soy Ana Albertí y soy voluntaria de la ONCE desde hace 10 años. Se puede decir que soy una apasionada de la naturaleza, me encanta caminar por la montaña, junto al mar y que pasen las horas, pero, también me encanta ayudar, y cuando puedo combinar ambas cosas es toda una maravilla, por eso me animé con el voluntariado de la ONCE.

Tras haber realizado el curso de formación de voluntarios, el cual me encantó y en el que aprendí, entre otras cosas, la técnica guía, empecé colaborando con la actividad de senderismo, algo que, como he dicho, me pareció un auténtico lujo ya que era combinar mi pasión con la ayuda a las personas que necesitaban que las guiaran. Para mí, pensar que otras personas que, por circunstancias de la vida, no podían disfrutar de esos paseos y caminatas y con mi ayuda, podrían… me llena de alegría.

No obstante, la actividad de senderismo se dejó de hacer durante unos años por falta de afiliados, pero recientemente se ha vuelto a retomar, lo que me hace sentir muy feliz. Pero eso no significó que dejará de colaborar como voluntaria, durante estos años en los que no ha habido senderismo, realicé servicios puntuales con diferentes personas, como, por ejemplo, ir a pasear, ir de compras… en definitiva, acompañar a personas ciegas o con discapacidad visual grave, incluso llegué a hacer servicios de voluntariado con una persona con sordoceguera. Además del senderismo, actualmente, y desde hace 2 años y medio, semanalmente voy a visitar a un hombre mayor con discapacidad visual que vive en una residencia y que, además, no tiene mucha movilidad y va en silla de ruedas eléctrica; estos días solemos dar una vuelta por las cercanías de la residencia, nos tomamos algún que otro café o, simplemente, nos sentamos en un banco y charlamos. Normalmente, voy los miércoles, pero si alguna semana no puedo, por cualquier cosa, siempre intento cambiar de día para poder visitarlo y poder pasar ese rato juntos, que creo que le viene muy bien, siempre antes comunicándolo a Coordinación del Voluntariado. Procuro no faltar nunca a la cita, ya que hemos creado un vínculo de amistad y lo cierto es que pasamos un rato muy agradable.

Me encanta colaborar y aportar mi granito de arena, mejorando así la calidad de vida de personas que necesitan ayuda; en el caso de la ONCE, personas ciegas o con discapacidad visual grave. La verdad es que tengo de agradecer mucho a la ONCE, puesto que siempre me han dado toda la ayuda necesaria y me han hecho sentir como parte de la familia, además, cuentan con un equipo de personas de gran calidad humana. 

Espero que mi experiencia anime a otras personas a realizar algún voluntariado, yo animo a todo el mundo. Al fin y cabo, solo se necesita un poquito de tiempo libre y ganas de ayudar. Yo puedo decir que cada pequeña aportación supone un gran cambio en la vida de muchas personas, pero, sobre todo, la de uno mismo. 

Hay muchas personas que necesitan ayuda para realizar las tareas cotidianas, simplemente hay que ponerse en el lugar de la otra persona, y uno se da cuenta de cuántas tareas y acciones tenemos tan mecanizadas y ni siquiera nos damos cuenta cómo las hacemos, a veces, no caemos en que, con una simple ayuda, a alguien le hacemos un mundo. De verdad, es una gran experiencia, ¡cambia vidas!

Ana Albertí
Voluntaria de la ONCE en Islas Baleares

Categorias: Autonomía

Hace apenas un mes se marcó el cierre de la Tercera Edición del Reto Interno ONCE Innova 2023, un evento que concluyó meses de arduo trabajo y desarrollo de propuestas innovadoras presentadas por afiliados y empleados de la ONCE. En esta edición se presentaron más de 270 propuestas a las categorías de mejora de la calidad de vida de las personas ciegas; trasnformación y mejora del puesto de trabajo; y creación de nuevos productos y servicios de la ONCE, y como cabía esperar, esta edición no decepcionó, ofreciendo sorpresas y novedades emocionantes.

 

La jornada fue reveladora, permitiéndonos presenciar de primera mano el espíritu innovador de la ONCE. Durante el evento, los asistentes tuvieron la posibilidad de explorar los stands que presentaban los proyectos finalistas de esta edición, junto con prototipos de soluciones ganadoras anteriores, como la cerradura inteligente de Quiosco sin llave y la App de Conectando Caminos. Además, se exhibieron algunos de los proyectos más recientes desarrollados por el Centro de Tiflotecnología e Innovación y el Servicio Bibliográfico de la ONCE.

 

Una de las charlas de la gala final del reto ONCE Innova

Durante el evento también se llevaron a cabo dos charlas sobre innovación inclusiva en la que contamos con la participación de referentes en innovación de la ONCE y de organizaciones externas y en las que se puso de manifiesto la necesidad de trabajar de forma colaborativa entre los distintos actores e impulsar la innovación inclusiva y generar nuevas oportunidades. Las sesiones estuvieron moderadas por Jorge Íniguez, director general adjunto de Organización, Talento e Innovación. La primera mesa, dedicada al ecosistema y alianzas para la innovación participaron Imelda Fernández (vicepresidenta de la ONCE), Ana Dubois (Ashoka), Casimiro Juanes (IE University), Jesús Hernández (Fundación ONCE) y Julián Andújar (Fundación Tecsos). Y en la segunda, que estaba dedicada a la evolución de la innovación en la ONCE y cómo las necesidades de innovación pueden convertirse en oportunidades de negocio, debatieron Patricia Sanz (vicepresidenta de la ONCE), Marcos Saavedra (DesignThinking.gal), Belén Jiménez (Asesoría de Juego), Javier Merino (Dirección de Sistemas) y Carmen Millán (Centro de Tiflotecnología e Innovación).

 

Tras ello, por fin se daba paso a la gran final, que fue el culmen de un gran trabajo previo. Durante los meses de junio y julio se llevó a cabo un proceso de evaluación transversal y minucioso, fruto del cual se seleccionaron las 9 propuestas finalistas que se presentaban en la jornada del 27 de octubre. Cabe destacar que en esta edición algunas de las propuestas finalistas fueron el resultado de la unión de equipos que presentaron proyectos con temáticas relacionadas. Una evolución de este programa de innovación que supuso un gran reto de coordinación pero enriqueció más aún el ejercicio, aportando disintas perspectivas a una misma temática.

 

Mesa expositora de la Gala Final del Reto Interno ONCE InnovaEntre las finalistas, había soluciones para generar conciencia sobre discapacidad visual a través del uso de nuevas tecnologías como la realidad virtual, un expositor para agentes de ventas, una comunidad de Inteligencia Artificial o un juego de mesa orientado a concienciar sobre la inclusión de forma pedagógica... Una diversidad de propuestas que abordaban temas de acceso al entretenimiento, mejora del proceso de orientación profesionales a  jóvenes con discapacidad visual o la mejora de la comunicación con nuestros afiliados, entre otros temas. Puedes conocerlas todas en la Web del Reto Interno ONCE Innova 2023.

 

¡Y llegó el momento! Los equipos finalistas tuvieron tres minutos para presentar sus propuestas para la deliberación por parte del jurado. Durante las presentaciones se puso de manifiesto el gran trabajo hecho por los equipos y mentores del Reto, que trabajaron conjuntamente durante semanas en la conceptualización, desarrollo y protipado de las propuestas. Además, el público disfrutó de una visita inesperada en forma de avatar durante la presentación del proyecto AICON sobre inteligencia artificial. Tras las presentaciones, el jurado del Reto, compuesto por el Comité ONCE Innova, tuvo la difícil tarea de seleccionar a los ganadores de esta edición.

 

En la categoría de mejora de la calidad de vida, ONCE Game Club fue la solución ganadora. AICON se llevó el premio en la categoría de mejora del puesto de trabajo, y se otorgó un reconocimiento especial al proyecto expositor de ventas para vendedores ambulantes. En la categoría de creación de nuevos productos y servicios, la propuesta ganadora fue Visión inclusiva: creando conciencia a través de la experiencia. Las soluciones ganadoras del reto tendrán la oportunidad de ser implantadas como pilotos de innovación en la ONCE y todas las soluciones presentadas a esta edición contribuirán al estudio de necesidades de innovación de la ONCE, a las que buscamos dar respuesta también de forma colaborativa con nuestro ecosistema de empresas, startups y resto de aliados estratégicos para la innovación.

 

Y así finalizaba otro año más, poniendo una vez más de manifiesto que el Reto Interno ONCE Innova demuestra el compromiso continuo de la ONCE con la innovación, al fomentar espacios para la presentación e implementación de propuestas que mejoren la vida de las personas con ceguera o contribuyan a mejorar el entorno laboral en la organización. ¿Quieres formar parte de nuestro ecosistema o tienes una solución que pueda aportar a mejorar la vida de las personas ciegas o mejorar los procesos y servicios de la ONCE? No dudes en contactarnos en nuestro formulario ecosistema de innovación inclusiva ONCE. ¡También puedes escribirnos al buzón onceinnova@once.es

 

Ana Ortega 
Unidad de Innovación en ONCE

Categorias: Tiflotecnología Accesibilidad Investigación

Publicador de contenidos

Publicador de contenidos

Síguenos en:

Twitter

Contenido - Acerca de la ONCE

Acerca de la ONCE

El compromiso de la ONCE es hacer realidad las ilusiones de miles de personas con discapacidad y de sus familias. Y todo ello (educación, empleo, accesibilidad, nuevas tecnologías, ocio, deporte...) lo logramos gracias a la solidaridad de la sociedad española que, día a día, año tras año, confía en nosotros, acercándose a los vendedores de la Organización y al resto de establecimientos autorizados para la venta de nuestros productos, conocedores de nuestra labor, sabiendo que, si nos necesita, en la ONCE y su Fundación, estaremos a su lado.

Y todo ello lo hacemos con la garantía de ser la única marca en España con el sello de Juego Responsable, con las certificaciones nacionales e internacionales más severas, y que sólo la ONCE ha alcanzado en el ámbito del juego, un aval más de la integridad de nuestra gestión.

Para más información: www.once.es